Husos horarios


Los husos horarios son una serie de 24 secciones en las cuales se divide la Tierra, usando el meridiano cero o meridiano de Greenwich como referencia. En cada una de estas divisiones rige una hora específica, por lo tanto son un recurso útil para organizar el tiempo alrededor del mundo.

Cada huso horario mide 15 grados, que resultan de dividir los 360 grados de la esfera terrestre entre 24, que es el número de horas que tarda la Tierra en dar la vuelta a su propio eje y que constituye la medida de un día en el planeta.

Los 15 grados que mide cada huso horario representan una hora, que se calculará según su sentido (este u oeste) con relación al meridiano de Greenwich. Por lo tanto, los 24 husos corresponden a las 24 horas del día.

Cómo se calculan los husos horarios

husos horarios, planisferio

Los 24 husos horarios se rigen por un estándar de tiempo llamado UTC (Coordinated Universal Time), que se obtiene a su vez del Tiempo Atómico Internacional, un estándar científico que mide el tiempo a partir de relojes atómicos que se encuentran en diversos puntos del planeta, y que hasta ahora ha resultado ser el más preciso.

Las zonas horarias del planeta se calculan usando una referencia única: el meridiano cero o meridiano de Greenwich, ubicado en Londres. Desde el meridiano cero hacia el este, se suma una hora a cada huso según lo que dicte el estándar UTC.

Por otro lado, a los husos horarios que se encuentran desde el meridiano de Greenwich hacia el oeste se les resta una hora a cada uno.

La razón de esto, es que la Tierra rota en esa dirección (de oeste a este). Por eso, el cálculo horario de los husos que recorren esa dirección recibe el nombre de desviación positiva, mientras que al cálculo de los husos que van en dirección contraria (hacia el oeste) se le llama desviación negativa.

Ver también Diferencias entre paralelos y meridianos.

Ejemplos de husos horarios

Podemos calcular rápidamente la hora de una región o ciudad determinada al saber su huso horario, recordando que si el huso está en negativo las horas se restan y si están en positivo, se suman. Estos son algunos ejemplos:

UTC ± 00:00

Es el huso horario que corresponde al meridiano cero, o meridiano de Greencwich. Algunos países o zonas que comparten este huso son:

  • Mali
  • Gambia
  • Costa de Marfil
  • Portugal (excepto las islas Azores)
  • Groenlandia
  • Ghana
  • Mauritania
  • Reino Unido (incluyendo Gran Bretaña, Irlanda del Norte, isla de Man, isla del Canal, Guernesey y Santa Elena, Tristán de Acuña y Ascensión, ubicadas en África)

UTC -05:00 (cinco horas menos)

Es el huso horario de:

  • México
  • Colombia
  • Canadá
  • Perú
  • Algunas regiones de Brasil y Estados Unidos.

En este caso el huso está en negativo, significa que hay que restarle 5 horas al tiempo que indique el meridiano de Greenwich. Por lo tanto, si en las localidades que se ubican en ese meridiano son las 8 de la noche (hora de Londres, por ejemplo), en todas las regiones que correspondan al huso UTC -5 serían las 3 de la tarde.

UTC -12:00 (doce horas menos)

Es el huso horario de dos islas estadounidenses:

  • Isla Baker
  • Isla Holand

Si en el meridiano cero son las 6 de la tarde, en esas islas son las 6 de la mañana.

UTC +06:00 (seis horas más):

Es el huso horario de:

  • Bangladesh
  • Rusia
  • Bután, entro otros.

Si en el meridiano cero son las 8 de la mañana, en los países mencionados serán las 4 de la tarde

Para qué sirven los husos horarios

Los husos horarios sirven para organizar el tiempo alrededor del mundo. Anteriormente, las horas se basaban en diferentes meridianos según lo que decidieran las autoridades de cada país o localidad, y esto traía una serie de consecuencias en la vida cotidiana.

Con la creación del sistema de husos, la medición del tiempo de las 24 zonas horarias se rige a partir del meridiano cero, y al tener un origen único, se hace más fácil y práctico el cálculo de la hora en cada lugar.

La propuesta de un horario mundial regido por los husos, pero supeditados al meridiano cero fue del ingeniero escocés-canadiense Sandford Fleming, que con su iniciativa ayudó a crear un sistema coherente de organización del tiempo que partiera de un único origen a finales del siglo XIX.