Feminismo y machismo


Ever Arrieta
Ever Arrieta
Filósofo, historiador y traductor

El feminismo es un conjunto de movimientos y posturas ideológicas, tanto a nivel individual como social, que buscan la equidad de género para las mujeres sobre los derechos que se les han negado históricamente,en la esfera política, cultural, social, sexual y económica.

El machismo es un conjunto de actitudes construidas y compartidas socialmente en las que el hombre y lo asociado a lo masculino son considerados como superiores a la mujer y a lo femenino.

Ya que el feminismo tiene entre sus fines que haya equidad de género, este no es un machismo inverso. El machismo proclama una jerarquía en la que el hombre es la norma y el dominador, mientras que la mujer se encuentra subordinada a este.

FeminismoMachismo
Es un conjunto de movimientos y posturas ideológicas, tanto en el plano individual, como en el social, que buscan la equidad de derechos de las mujeres, en las esfera política, cultural, social, sexual y económica.Es un conjunto de actitudes construidas y compartidas socialmente en las que el valor del hombre y los atributos considerados como masculinos son tomados como superiores al valor de la mujer y a los atributos asociados con lo femenino.
Características
  • Busca la equidad entre hombres y mujeres.
  • Desafía toda forma de injusticia, social, histórica, cultural, política, sexual y económica que sufren las mujeres.
  • Es activo: propone cambios para mejorar la situación de la mujer.
  • Está compuesto por varios movimientos y posturas ideológicas, por lo que no existe un solo feminismo.
  • Aun si la mayoría de feministas son mujeres, los hombres también pueden ser parte del movimiento feminista.
  • Se enfrenta al machismo, la violencia en contra de la mujer y la cultura del patriarcado.
  • Considera que hombres y mujeres son desiguales (los hombres son sujetos y las mujeres son objetos).
  • El hombre “macho” es el jefe del grupo (cabeza de familia, entre otros hombres, en el trabajo, etc.).
  • Exalta la heterosexualidad del hombre como única forma de expresión de la sexualidad (masculina) válida.
  • Exalta la demostración de comportamientos machistas.
  • Es una forma violenta de actuar.
  • Promueve la violencia de género, particularmente en contra de las mujeres.
  • Es una forma de comportamiento tolerada e incluso promovida dentro de la cultura del patriarcado.
Consecuencias
  • La obtención de derechos políticos, civiles, económicos, sexuales y laborales para las mujeres.
  • La implementación de legislaciones que protegen a las mujeres de diferentes formas de discriminación y de violencia de género.
  • Violencia física, sexual, psicológica económica y política en contra de las mujeres.
  • Problemas de salud tanto para hombres como para mujeres.
  • Promoción de una cultura de agresión.
  • Explotación sexual.
  • Problemas familiares.

¿Qué es el feminismo?

El feminismo es un conjunto de movimientos y posturas ideológicas, tanto en el plano individual, como en el social, que buscan la equidad de derechos para las mujeres, en las esferas política, cultural, social, sexual y económica. Estos derechos han estado limitados históricamente a los hombres.

Implica también la lucha contra diversas formas de discriminación hacia una persona, debido a su orientación sexual, origen étnico y regional, características físicas y psíquicas, entre muchas otras.

La palabra feminismo fue adoptada del francés féminisme, proveniente del latín fémina, y que significa ‘hembra’ y se traduce también como ‘ella quien da de mamar’; así como del sufijo -ismo, el cual significa ‘doctrina’ o ‘practica’.

Esta palabra fue utilizada originalmente en 1871 por un estudiante de medicina, Ferdinand-Valérie Fanneau de la Cour, para referirse a los problemas sufridos por hombres que padecían tuberculosis, los cuales los “feminizaban”. Poco tiempo después, Alejandro Dumas hijo la usaría para hacer burla de los hombres que eran activistas en luchas sociales.

Más tarde, la palabra feminismo sería retomada, en 1882, por Hubertine Auclert (1848-1914), una sufragista francesa, quien la usaría para denominar al tipo movimiento social que buscaba derechos iguales para las mujeres.

El feminismo posee un carácter heterogéneo (no existe un solo feminismo) y no se define desde una sola perspectiva histórica o teórica, así como tampoco desde una localidad particular. 

El objetivo del feminismo es que las mujeres salgan de la condición desfavorable y desprovista de muchos derechos básicos que han ocupado históricamente.

Características del feminismo

  • Desafía toda forma de injusticia que sufren las mujeres.
  • Busca la equidad de género, reconociendo que la mujer se ha encontrado en una situación de subordinación histórica respecto del hombre.
  • Está compuesto por diversos movimientos, ideologías e iniciativas, tanto individuales como grupales que pueden diferir entre sí.
  • Otorga validez a la interpretación que las mujeres hacen de sus propias realidades, identidad, sexualidad, corporeidad y del sistema social en el que viven.
  • Lucha contra todo tipo de violencia dirigida hacia la mujer por el hecho de ser mujer.
  • Desafía las concepciones tradicionales sobre los roles de género.
  • Tanto mujeres como hombres pueden ser feministas.
  • Combate el machismo y la cultura del patriarcado.

Feminismo y equidad de género

La equidad se refiere a la búsqueda de un reparto justo entre personas que no son iguales. De esta forma, si existe un trato diferenciado, este es equivalente siempre que permita como fin que todas las personas tengan los mismos beneficios, oportunidades y obligaciones.

El feminismo lucha tanto por la igualdad como por la equidad de género. A lo largo de la historia, el hombre ha ocupado una posición dominante, mientras que la mujer ha estado en una posición subordinada. El feminismo busca eliminar este desequilibrio.

Es decir, la equidad de género no significa simplemente que las mujeres tengan acceso los derechos que los hombres ya tienen, sino que se cumplan las condiciones para que todas las personas puedan ejercer los mismos derechos, atendiendo a sus diferencias y necesidades.

Objetivos que persigue el feminismo

A nivel general, algunos de los principales objetivos que el feminismo persigue son:

  • Equidad de género.
  • Representación y participación en la vida política para las mujeres.
  • Acceso a la educación y que esta no promueva roles de género que sean desfavorables a ningún género.
  • Derecho al trabajo y la profesionalización.
  • Una legislación justa en relación con el matrimonio, la propiedad, derechos económicos, etc.
  • Derecho a la independencia individual, al control sobre el propio cuerpo, la sexualidad y la vida reproductiva.
  • Hacer visibles los aportes de las mujeres en la sociedad.
  • La eliminación de todo tipo de violencia de género, que en su mayoría está dirigida en contra de la mujer.
  • Que las mujeres tengan derecho a la salud y a la seguridad.
  • La eliminación de la representación despectiva que se hace de la mujer en los medios y en la sociedad en general.

Olas del feminismo

Las diferentes etapas por las que ha pasado el feminismo son conocidas como olas (waves en inglés). La denominación de cada una de estas olas proviene, principalmente, de movimientos feministas en Europa y el mundo anglosajón (particularmente los Estados Unidos).

Ola del feminismo ilustrado o primera ola europea (siglo XVIII y parte del XIX)

El humanismo de la Ilustración y la Revolución Francesa proclamaron derechos universales para todos los hombres. Sin embargo, en el caso de la mujer, esta continuó subordinada al hombre en el campo político, social y económico.

Es por esto que varias autoras y pensadoras, entre ellas Olympe de Gouges (1748-1793) y Mary Wollstonecraft (1759-1797), publicaron documentos en los que se buscaba que las mujeres obtuvieran el mismo reconocimiento y derechos que la Ilustración había asegurado a los hombres.

En ese momento, las mujeres se comenzaron a organizar en grupos o clubs, debatiendo por sí mismas los puntos necesarios para poder participar en la vida política.

Primera ola anglosajona y segunda ola europea (siglo XIX y primera parte del siglo XX)

Esta ola está marcada por la búsqueda de derechos civiles y por la lucha sufragista. Su contexto corrió en paralelo al abolicionismo de la esclavitud en los Estados Unidos.

En 1848, durante la Convención de Seneca Falls (Nueva York), se preparó la Declaración de Seneca Falls. Entre sus resoluciones se declaraban el estatuto de igualdad natural entre hombres y mujeres; y el derecho de las mujeres a ser instruidas sobre política y poder votar.

La mayor parte de las activistas de este movimiento fueron mujeres blancas, en un contexto de segregación racial, por lo que hubo una participación limitada de mujeres negras.

Gracias a este movimiento, en 1920 finalmente se ratificó el derecho de la mujer al sufragio con la Decimonovena Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos.

Segunda ola anglosajona (entre 1960 y 1990) y tercera ola europea (desde 1960 hasta el presente)

Es posterior a la Segunda Guerra Mundial y se dio en paralelo a las luchas sociales por los derechos civiles (en los Estados Unidos).

Los movimientos feministas desafiaban las formas de subordinación de la mujer dentro de la vida privada, roles de género en la familia y la violencia contra las mujeres. Además, se exigen derechos reproductivos y derechos económicos.

Esta ola consiguió que las mujeres ganaran acceso a posiciones políticas, que el divorcio fuera una opción real, la legalización del aborto, y la regularización del trabajo fuera de casa para las mujeres.

Tercera ola anglosajona (desde 1990 hasta el presente)

En esta ola se hace un análisis crítico de la realidad de la mujer y es mucho más diversa que las olas anteriores. Involucra el trabajo académico, de los estudios de género y de la teoría queer.

Estudia los roles de género e incluye a la diversidad de género y sexual de forma explícita dentro del movimiento feminista.

Desafía la la visión de la sexualidad y lo sexual desde la perspectiva del hombre heterosexual, en la cual las mujeres eran objetos de deseo y no sujetos con agencia.

Cuestiona a la “mujer” como un absoluto, y observa cómo la pertenencia a una etnia, cultura y/o clase puede determinar de las formas de dominación y violencia sufridas por una mujer o grupo de mujeres.

Cuarta ola (siglo XXI)

Esta ola está marcada por el surgimiento de las redes sociales a través del Internet.

Además de cuestionar la objetivación del cuerpo de la mujer, desde un discurso público y menos académico que el de la tercera ola.

Está marcada por movimientos como el #metoo y otros similares, en los cuales se denuncia la violencia sexual que sufren las mujeres en el contexto laboral, el acoso callejero y otras prácticas machistas que han sido normalizadas históricamente.

Feminismo y patriarcado

El patriarcado es un sistema en el que la autoridad y el dominio son ejercidos por el hombre, tanto a nivel físico, como social y estructural.

Que sea estructural o sistémico conlleva que hay un orden educativo, cultural y político que alimenta la idea de que los hombres son el estándar o la norma social.

El feminismo desafía al sistema patriarcal al visibilizar los aportes que la mujer ha hecho en diferentes áreas del conocimiento científico, social y artístico. Confronta el rol subordinado que se ha asignado a la mujer, así como el derecho sobre su cuerpo. Promueve la participación y representación política, distribuida equitativamente y los derechos económicos, entre otras reivindicaciones.

Sin embargo, aun si las mujeres son los sujetos principales de los movimientos feministas, el feminismo no excluye la participación de los hombres. Estos pueden ser feministas y desafiar las formas tradicionales de dominación y discriminación que las mujeres sufren en todos los ámbitos.

Logros del feminismo

  • Derecho al voto para la mujer.
  • Acceso a la educación superior.
  • Derecho a la propiedad privada y derechos económicos.
  • Derechos sexuales, incluyendo el acceso a anticonceptivos.
  • Derechos civiles y derechos laborales.
  • En muchos países, que la legislación proteja a la mujer en casos de violencia de género.

Figuras del feminismo

La siguiente es una lista de algunas de las principales figuras del feminismo pasado y presente.

  • Bertha Lutz (brasileña, 1894-1976).
  • Sojourner Truth (estadunidense, 1797-1883).
  • Eva Duarte de Perón (argentina, 1919-1952).
  • Paulina Luisi (uruguaya, 1875-1949).
  • Olympe de Gouges (francesa, 1748-1793).
  • Mary Wollstonecraft (inglesa, 1759-1797).
  • Emmeline Pankhurst (inglesa, 1858-1928).
  • Susan B. Anthony (estadunidense, 1820-1906).
  • Simone de Beauvoir (francesa, 1908-1986).
  • Betty Friedan (estadounidense, 1921-1906).
  • Angela Davis (estadounidense, 1944-).
  • Emilia Pardo Bazán (española, 1851-1921).
  • Clara Zetkin (alemana, 1857-1933).
  • Virgina Woolf (inglesa, 1882-1941).
  • Naomi Wolf (estadunidense, 1962-).
  • Clara Campoamor (española, 1888-1972).
  • Susan Sontag (estadunidense, 1933-2004).
  • Molara Ogundipe (nigeriana,1940-).

¿Qué es el machismo?

El machismo es un conjunto de actitudes construidas y compartidas socialmente en las que el valor del hombre y los atributos considerados como masculinos son tomados como superiores al valor de la mujer y a los atributos asociados con lo femenino.

Es una construcción subjetiva y estereotipada del cómo debe actuar un hombre “de verdad” para ser considerado como tal.

La palabra machismo está compuesta por el latín masculus (macho), que significa ‘varón’, en referencia al sexo de un animal, y por el sufijo -ismo, que significa ‘doctrina’ o ‘práctica’.

El machismo es un fenómeno arraigado en la cultura masculina latinoamericana, de donde proviene el uso original de la palabra, además de ser un fenómeno global, presente en muchas culturas y sociedades diferentes.

Está basado en la idea del macho o varón como el jefe del grupo. Las características asociadas a lo masculino son exaltadas y exageradas, creando el ideal de lo hipermasculino.

El machismo, además, establece el comportamiento que cada persona debe mantener, según su sexo biológico, y que se debe hacer manifiesto en la forma de vivir su identidad y el género que se le atribuye, en favor de aquello que se considera masculino.

Características del machismo

  • Forma parte del patriarcado.
  • Exalta la heterosexualidad del hombre como la única expresión de sexualidad considerada válida.
  • Promueve la cultura de la conquista sexual.
  • La mujer es un objeto de deseo sexual y no posee la misma independencia que el hombre.
  • El rol de la mujer se define según su relación con el hombre: si mantiene un lazo cercano al hombre (familia o pareja) debe ser respetable; si es la amante, "aventura" o conquista, debe satisfacer el deseo sexual del hombre.
  • El machismo es algo que debe ser probado constantemente, a través de comportamientos agresivos.
  • Está en contra de cualquier sentimiento que demuestre vulnerabilidad o emociones asociadas a lo femenino en el hombre.
  • Se manifiesta a través de violencia física, cultural, social y psicológica.
  • Promueve la violencia de género, en particular, la violencia en contra de las mujeres.

Machismo y sexualidad

En el ámbito de la sexualidad, el machismo espera que el hombre actúe según su supuesta naturaleza, como un ser sexual lleno de deseos por satisfacer.

Solo considera como válida la sexualidad heterosexual del hombre. La conquista sexual de la mujer es un medio para que este sea considerado un verdadero macho. La virilidad del hombre aumenta en proporción al número de parejas sexuales que este tenga.

Las relaciones extramaritales son una forma de demostrar su virilidad. Esto provoca problemas sociales y de salud en las mujeres involucradas, ya que en muchos casos el sexo es practicado sin protección.

El machismo y el rol de la mujer

En una cultura machista, a la mujer se le exige sumisión al hombre, que sea respetable, que no tenga deseos sexuales ni independencia sexual, y que pueda hacerse cargo del hogar y los hijos.

Cuando se trata de sexo, la mujer es un objeto de placer para el hombre.

Efectos del machismo en los hombres

Aun si las mujeres son quienes sufren en mayor medida los efectos del machismo, este también afecta a los hombres. Por ejemplo, en un contexto machista, cualquier tipo de expresión que un hombre manifieste en su comportamiento que no siga una visión machista, le hace inferior ante otros hombres.

El apego, las muestras de cariño y otros atributos emocionales son considerados como exclusivos de las mujeres y, por ende, inferiores. El hombre que actúa de forma sensible o vulnerable no es un hombre completo.

Esto puede generar estrés, problemas de socialización, hiperagresividad y depresión en los hombres.

Machismo y patriarcado

El machismo es una expresión radical del patriarcado. El hombre tiene una posición jerárquica superior relativa a la de la mujer, negando cualquier posibilidad de igualdad o equidad de género.

Machismo y violencia de género

En una sociedad machista en la que el deber del hombre es el de ser un dominador, fuerte y poco sentimental, la violencia en contra de la mujer es tolerada, excusada y, a veces, incluso aplaudida.

En muchos casos, la violencia machista llega a tener consecuencias fatales y es causa de feminicidios.

Consecuencias del machismo

  • Promueve la disparidad sobre el trabajo dentro del espacio familiar, en donde la mujer debe llevar la mayor carga.
  • Invisibilización social y violencia económica y política en contra de la mujer.
  • Traumas psicológicos debido al estrés, maltrato, desvalorización, humillaciones, y otros actos negativos en las mujeres.
  • Ciclos de violencia física y sexual, agresiones, amenazas e incluso la muerte de mujeres.
  • Problemas de salud en las mujeres y parejas sexuales, por el modelo de masculinidad que exalta el recurrir a relaciones extramaritales, en las que no se considera la protección de las mujeres involucradas.
  • Problemas y violencia intrafamiliar.
  • La presión por no poder mostrar los sentimientos y la coerción para que inducir al hombre a un comportamiento agresivo puede causar depresión y otros padecimientos psicológicos en los hombres.
Ever Arrieta
Ever Arrieta
Bachiller en Filosofía (2009) por la Universidad Nacional de Costa Rica; máster en Historia, Relaciones Internacionales y Cooperación (2013), en Traducción y Servicios Lingüísticos (2015) y en Multimedia (2017) por la Universidad de Oporto.