Antisepsia y asepsia


La diferencia entre antisepsia y asepsia radica en que el primer término se refiere a la desinfección de un lugar, mientras que el segundo trata de la higiene preventiva del lugar.  

Para la asepsia, se lleva a cabo un conjunto de métodos y procedimientos de higiene en un determinado ambiente, con la finalidad de evitar la contaminación del mismo por agentes infecciosos y patológicos.

Entre algunas de las medidas de asepsia, se pueden mencionar las siguientes; esterilización de los objetos, limpieza de todas las áreas, aplique de las técnicas de aislamiento, uso de indumentaria y utensilios adecuados, etc.

Por su parte, la antisepsia es utilizada en locales o tejidos vivos, donde se evidencie la presencia de microorganismos patógenos (bacterias, virus y otros agentes patológicos). Bajo este procedimiento, se utilizan sustancias químicas llamadas antisépticos para eliminar o disminuir la proliferación de los microorganismos.

Algunos de los antisépticos son alcoholes, compuestos yodados, clorhexidina, peróxido de hidrógeno. Para el empleo de ellos es esencial que el ser humano se proteja a través del uso de tapaboca, gorro, guantes, etc.

Se puede concluir que la asepsia y antisepsia son métodos aplicados en lugares donde la presencia de esos microorganismos deben de ser totalmente evitados, como laboratorios y hospitales, ya que pueden desencadenar infecciones y poner en riesgo la salud de los pacientes.

Antisepsia, asepsia y esterilización

La esterilización es una técnica para destruir los microorganismos que se encuentren en forma vegetativa y esporulada, esto se realiza a través de métodos químicos o germicidas o métodos físicos por la exposición del material al vapor, calor seco, radiación con rayos X, gas esterilizante, entre otros.