Tipos de memoria


El ser humano tiene tres tipos de memoria esenciales: la memoria a corto plazo,la memoria a largo plazo y la memoria sensorial.

La memoria a corto plazo se dedica a retener información por breves lapsos de tiempo. En cambio, la memoria a largo plazo tiene una temporalidad mayor, suele trascender el paso de los años.

Por su parte, la memoria sensorial son todos los procesos dedicados a captar estímulos breves de forma selectiva.

Por memoria se entienden distintos procesos cerebrales que tienen por finalidad interpretar, almacenar y recuperar información. En ese sentido, tanto la memoria a corto y largo plazo intervienen en distintos procesos cognitivos que ayudan a moldear el aprendizaje, la inteligencia y los recuerdos.

Tipos de memoria Definición Sistemas derivados Ejemplos
Memoria a corto plazo Procesos cerebrales encargados de interpretar los estímulos y conservar esa información durante un tiempo breve.
  • Sistema ejecutivo.
  • Almacén episódico.
  • Bucle fonológico.
  • Agenda visoespacial.
Recordar la matrícula de un auto que acaba de pasar.
Memoria a largo plazo

Procesos cerebrales encargados de conservar información durante períodos prolongados.

  • Memoria implícita.
  • Memoria explícita.
Recordar cómo manejar bicicleta.
Memoria sensorial

Procesos cerebrales que interpretan estímulos por períodos mucho más breves que la memoria de corto plazo.

  • Memoria icónica.
  • Memoria ecoica.
  • Memoria olfativa.
  • Memoria háptica.
  • Memoria gustativa.
Percibir un sonido en medio de una multitud.

Memoria a corto plazo

La memoria a corto plazo (MCP), también llamada memoria activa o memoria secundaria es la encargada de procesar estímulos sensoriales y convertirlos en información que será almacenada por períodos muy breves.

La duración de un estímulo en la memoria de corto plazo no supera los 40 segundos, mientras que la cantidad de estímulos que se pueden percibir va desde dos hasta siete estímulos.

A pesar de la brevedad del tiempo en el que la información está disponible en la memoria activa, esta tiene un gran valor en procesos cognitivos vinculados con el razonamiento lógico y la resolución de problemas.

Además, si el estímulo se repite de manera persistente ya no se almacenará más en la memoria de corto plazo, sino que pasará directamente a la memoria de largo plazo. Este hecho es determinante para entender que la memoria activa no es un almacén de recuerdos sino que es un sistema activo que provee información a la memoria a largo plazo.

Por esta razón, si la memoria a corto plazo sufre algún tipo de daño, bien sea por razones patológicas, por procesos de envejecimiento, etc., esto incidirá directamente en la adquisición de nuevas habilidades, ya que no tendrán acceso a la memoria de largo plazo.

Tipos de memoria a corto plazo

La memoria de corto plazo se divide en 4 sub sistemas que se especializan en diferentes tipos de estímulos:

  • Sistema ejecutivo: se encarga de regular todos los procesos de la memoria a corto plazo.
  • Almacén episódico: es el sistema encargado de procesar varios estímulos y convertirlos en una representación con información visual, verbal, espacial y temporal.
  • Bucle fonológico:es el sistema encargado de retener información verbal alfa numérica (letras y números).
  • Agenda visoespacial: es el sistema que retiene información en forma de imágenes.

Ejemplos de memoria a corto plazo

La memoria a corto plazo está en actividad permanente. Algunas actividades cotidianas en las que interviene, son:

  • Recordar nombres de personas.
  • Recordar direcciones.
  • Recordar cifras o series de números (números de teléfono, matrículas de autos).
  • Recordar rostros de personas o imágenes concretas (el color de un auto).

Memoria a largo plazo

La memoria a largo plazo (MLP) o memoria inactiva es el sistema de almacenamiento de información capaz de retener estímulos por lapsos de tiempo que van desde horas hasta años.

La capacidad para almacenar la información y para mantenerla disponible de forma inmediata sin que sea olvidada depende de varios factores:

  • La profundidad con la cual se procesó el estímulo.
  • Las asociaciones que se hayan hecho para retener la información (algunas personas recuerdan series largas de números porque las asocian de una forma particular).
  • La cantidad de veces que se haya recuperado la información (mientras más veces se recuerda o recapitula algo, es más difícil que se olvide).

La memoria a largo plazo depende de la memoria a corto plazo, ya que esta última es la puerta de entrada de los estímulos que, si se repiten con regularidad, pasan a formar parte de la memoria inactiva.

Tipos de memoria a largo plazo

La memoria inactiva o de largo plazo se divide en dos grandes sistemas:

Memoria explícita

También llamada memoria declarativa, es la encargada de almacenar información que está disponible de manera consciente. A su vez, se divide en dos sub categoría:

  • Memoria episódica: almacena información sobre momentos específicos en tiempo y espacio.
  • Memoria semántica: retiene información general, lo que permite un mayor entendimiento del mundo, aunque se desconozcan los detalles.

Memoria implícita o procedimental

También llamada memoria procedimental, es el sistema encargado de retener información vinculada a las habilidades motrices.

Ejemplos de memoria a largo plazo

Algunos ejemplos del uso de la memoria a largo plazo que hacemos en la vida cotidiana, son:

  • Recordar un episodio de la infancia.
  • Recordar que al presionar un botón, se puede encender o apagar un dispositivo.
  • Recordar cómo manejar una bicicleta después de años de inactividad.

Memoria sensorial

La memoria sensorial implica todos los procesos de codificación de estímulos externos por lapsos muy breves y de forma selectiva. En ese sentido, puede ser confundida con la memoria a corto plazo, sin embargo, el período de permanencia de la información es mucho más breve, ya que apenas dura unos milisegundos.

Dependiendo del tipo de estímulo y de su relevancia, esta información puede ser desechada o puede pasar a la memoria de corto plazo, donde permanecerá unos segundos más.

Tipos de memoria sensorial

La memoria sensorial se subclasifica en:

  • Memoria icónica: se encarga de procesar los estímulos visuales.
  • Memoria ecoica: proceso la información auditiva.
  • Memoria olfativa: registra los olores.
  • Memoria háptica: procesa las información captada por el sentido del tacto.
  • Memoria gustativa: registra sabores.

Ejemplos de memoria sensorial

  • Los olores que percibimos cuando caminamos por la calle (son muchos estímulos y no todos se quedan en nuestra memoria).
  • Los sonidos, ruidos y voces que registramos rápidamente en una fiesta.
  • Las texturas que percibimos al tocar objetos cotidianos.

Ver también: