Prosa y verso


La prosa y el verso son dos formas de expresión escrita que se diferencian, fundamentalmente, en que el verso se sujeta al conjunto de reglas de la métrica, mientras que la prosa no.

En este sentido, la prosa es un estilo de expresión más libre, que escribimos sin ceñirnos a los lineamientos de la escritura en verso, como la métrica, la rima o la cadencia. En la prosa, las frases no tienen por qué rimar. Es un género discursivo propio de la narración, el ensayo, el artículo académico o periodístico, etc.

Un ejemplo de texto en prosa:

Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo. Mi madre me lo dijo. Y yo le prometí que vendría a verlo en cuanto ella muriera. Le apreté sus manos en señal de que lo haría; pues ella estaba por morirse y yo en plan de prometerlo todo.

Juan Rulfo, Pedro Páramo

El verso, en cambio, propio de las composiciones poéticas, se sujeta a un conjunto de reglas donde la sonoridad de las palabras y el ritmo de las frases son fundamentales.

En la escritura en verso, por lo tanto, el autor se sirve de determinadas estructuras rítmicas, como la medida, la rima o las pausas.

Además, existe multitud de tipos de verso dependiendo del tipo de composición poética que se realice: puede ser rimado, cuando hay rima consonante; suelto, cuando no rima, o blanco, cuando carece de rima pero no de medida.

También se clasifica los versos según la cantidad de sílabas que contengan: de arte menor, entre dos y ocho sílabas, y de arte mayor, a partir de las nueve sílabas.

Hoy en día también hay el verso libre, que es aquel cuya composición es independiente de las reglas de la métrica, aunque se ciñe a otras formas, más leves y discretas, de sonoridad.

Un ejemplo de texto en verso:

La princesa está triste... ¿Qué tendrá la princesa?
Los suspiros se escapan de su boca de fresa,
que ha perdido la risa, que ha perdido el color.
La princesa está pálida en su silla de oro,
está mudo el teclado de su clave sonoro,
y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor.

Rubén Darío, Sonatina