Lago y laguna


La diferencia entre lago y laguna radica en el tipo de agua que contiene cada uno.

Los lagos son generalmente de agua dulce desembocando en aguas pluviales, subterráneas y ríos o viceversa. En cambio, las lagunas son aguas estancadas que se alimentan de otros ríos o arroyos.

Por otra parte, los lagos no se agotan gracias al intercambio de agua con otras masas de aguas como los ríos. Por el contrario, las lagunas no pueden desaguar puesto que sus aguas quedan estancadas.

Los lagos también se diferencian de las lagunas por la cantidad de sales minerales que son almacenadas en el suelo. Debido a la naturaleza del movimiento de sus aguas, los lagos no suelen tener tantas sales como acontece en el fondo de las lagunas donde quedan almacenadas cuando el agua se evapora.

Los mayores lagos salados son el mar Caspio, mar de Aral y lago Baljash.

A pesar de sus diferencias, ambos se asemejan en sus formaciones como resultado de diversos procesos geológicos, como los movimientos tectónicos, movimientos de masa, vulcanismo, por la acción de glaciares, impactos de meteoritos, entre otros.

Adicionalmente, existen varios lagos y lagunas artificiales creados por el hombre para iniciar diversas actividades económicas y sacar provecho para sí mismo.

Lago, laguna y río

El río es una corriente de agua continua y dulce, más o menos caudaloso, que desemboca en lagos o mares. Los ríos se forman por precipitaciones de deshielo o manantiales. Los ríos representan junto a los arroyos 3% del agua de la Tierra.