Felicidad y alegría


La diferencia entre felicidad y alegría radica en su duración e importancia. La felicidad es un estado permanente, sinónimo de prosperidad o dicha. La alegría es un estado pasajero, sinónimo de júbilo, bienestar o gozo.

La felicidad es un estado emocional que causa un efecto permanente y estable debido a la importancia personal que se entrega a las causas de dicha felicidad como, por ejemplo, una persona puede ser feliz por la familia que tiene y otra puede serlo al alcanzar una posición laboral deseada.

La felicidad es un sentimiento que depende de la actitud que se tome en la vida para alcanzarla y de los objetivos de vida planteados por nuestras asociaciones mentales y nuestras experiencias personales.

La alegría es un estado emocional momentáneo y espontáneo. La alegría es considerada una emoción, o sea, una reacción física instintiva. A pesar de ser temporal, la alegría es necesaria como una forma de enfrentar la vida, como camino para alcanzar la felicidad.

Una personalidad alegre o una persona alegre es aquella sonriente y risueña, o sea, que tiene tendencia a reírse. Según los estudios en psicología, la personalidad alegre o la capacidad de sentir alegría es una actitud importante para superar situaciones difíciles en la vida.

Una persona feliz es aquella que se dice haber encontrado la felicidad. Como es un estado permanente, una persona infeliz puede sentir momentos de alegría y una persona alegre puede no saber lo que es la felicidad.