Conducta y comportamiento


Tanto la conducta como el comportamiento son términos utilizados para referirse a las acciones o reacciones que un sujeto tiene al interactuar con el ambiente. Las acciones de un sujeto depende tanto de estímulos externos, así como de su propia actitud. Ambos términos, pues, se relacionan con la interacción entre un sujeto y un contexto.

Sin embargo, es común que se asocie la conducta a las acciones que un ser vivo tiene, siguiendo algún motivo interior, frente a su contexto. Es decir, la conducta implica una especie de guía o postura en la que se basan los actos al interactuar con el ambiente.

En el caso del comportamiento, este se conforma de las acciones y reacciones de los seres vivos ante estímulos.

Conducta

Comportamiento

Definición

Es toda acción o reacción de un ser vivo a un estímulo en algún contexto.

Así como la conducta, es una acción o reacción a un contexto.

Según su etimología

Del latín conductus, participio pasado de conducire, que significa ‘acción de dirigir o guiar a algo o alguien’, así como ‘llevar consigo’.

Del latín comportare, junto con el sufijo -mento,que significa el ‘resultado de llevar o cargar consigo algo en compañía de alguien’.

DeterminaciónLa idea de que existe una guía, orientación o patrón.La idea de que hay algo que se lleva dentro de un lugar a otro.

¿Qué es la conducta?

La conducta es el actuar o reaccionar de un sujeto ante cualquier estímulo en un contexto. La conducta es observable y se manifiesta en el mundo exterior.

La palabra conducta y comportamiento son términos intercambiables en el ámbito de la psicología, con sutiles diferencias que varían según los autores o profesionales en el uso, pero que no se encuentran oficialmente establecidas.

En la vida cotidiana, la conducta es asociada a una forma de actuar según ciertos patrones u orientaciones. Ello implica una especie de guía o postura y que las acciones llevadas a cabo por los sujetos, al interactuar con el mundo, son premeditadas.

Etimología de conducta

El vocablo conducta proviene del latín conducire, específicamente del participio pasado conductus, compuesto por el prefijo con- que significa ‘en compañía de’, ‘junto’, y de ductus, que significa ‘guiar’, ‘dirigir’, ‘comandar’. Así, esta palabra significa la ‘acción de guiar o dirigir’.

Durante los siglos XV a XVII el sentido de la palabra conductase utilizaba para referirse al acto de guiar a alguien, hacia algún lugar o a través de algún camino. Además, un poco más tarde, se emplearía con el sentido de dirigir, específicamente en el ámbito de la música. En el uso, la conducta suponía el llevar a alguien consigo, guiándole hacia algún lugar (como en “salvo conducto”).

Es así que el vocablo conducta se relaciona con palabras como conducir, conductor, conducto, etc., las cuales tienen ese sentido de guiar.

Fue hacia el final del siglo XVI e inicios del siglo XVIII que se utilizaría para hablar de las acciones de un sujeto frente a un entorno, como sinónimo de comportamiento.

Así, según su etimología, la conducta se puede entender como una forma de actuar que sigue algún patrón, orientación o guía. De esta forma, la conducta tiende a ser una acción que está influenciada por elementos externos. La forma de conducirse de un ser vivo (o un objeto que interactúa con un medio) estaría influenciada por sucesos o experiencias pasados.

¿Qué es el comportamiento?

Al igual que la conducta, el comportamiento es el conjunto de respuestas y acciones que un sujeto toma frente a las condiciones ambientales en las que se encuentra. Estas respuestas se derivan de los estímulos que un ser vivo recibe del ambiente exterior o interior.

La palabra comportamiento es utilizada como sinónimo de conducta en diferentes áreas del conocimiento, particularmente en la psicología.

En algunas ocasiones se utiliza uno de estos términos para definir al otro, o con pequeñas diferencias que dependen del punto de vista del autor.

Etimología de comportamiento

El vocablo comportamiento proviene del latín y está compuesto por el prefijo con-, que significa ‘en compañía de’ o ‘junto’, de portare, que significa ‘llevar, y del sufijo -mento, que significa ‘medio’ o ‘resultado’.

De esta forma, según su etimología, el comportamiento es el 'resultado de llevar (cargar algo) consigo en la compañía de alguien'.

La formación del vocablo comportamiento, como se puede apreciar, se relaciona con el verbo "comportar", que significa ‘soportar’, ‘tolerar’ o ‘aguantar’, así como también ‘traer junto’ (con alguien). Es decir, se habla comportar como el acto de aguantar el sufrimiento o algún peso, el cual se lleva dentro o se comparte.

Es importante señalar que el vocablo latino portare puede traducirse como 'llevar', pero con el sentido de ‘cargar’. En este caso, se puede observar su significado en palabras como portaaviones o portapapeles, puesto que implican un objeto que “lleva” (carga) algo dentro.

Fue ya al final del siglo XVI que este vocablo tomaría el sentido de actuar o reaccionar de una forma determinada ante un contexto.

Características de la conducta o comportamiento

La conducta o comportamiento se refiere, básicamente, a toda acción que se realiza en el mundo. A continuación, se presentan algunas de sus principales características:

  • Es observable.
  • Es una acción y/o reacción a estímulos externos o internos.
  • Puede haber una orientación o patrón que es seguido.
  • Es influenciada por la composición genética de un organismo y por la experiencia.
  • Puede ser modificada.
  • Es posible medirla.

La conducta o comportamiento es, generalmente, observable y se estima que está relacionada con la actitud que los seres vivos toman (o que les motiva) frente a un patrón u orientación, provocando que estos actúen de una determinada forma. Esta tiene en cuenta un elemento interno de los sujetos que controla sus acciones en el mundo exterior.

Es decir, puede haber una motivación detrás de las acciones de un individuo ante un estímulo. Esto significa que el comportamiento puede estar motivado por una finalidad u objetivo.

Asimismo, considerando las motivaciones internas de un sujeto, la conducta también está relacionada con la forma en que una persona se enfrenta a un contexto según parámetros preestablecidos.

Por ejemplo, cuando se habla de las acciones que son aceptadas o deben ser seguidas en el aula, se habla de la conducta escolar.

De esta forma, la conducta adquiere un sentido activo, en el que el sujeto demuestra en su comportamiento una forma de ser al interactuar con el medio en el que se encuentra, ya sea este social o natural.

Sin embargo, la conducta no solo se expresa en las acciones observables realizadas por un ser vivo u organismo, sino también mediante la conducta o comportamiento encubierto (acciones no observables).

Esta conducta encubierta es solo transmisible a través de una observación profunda hecha por otra persona o si el sujeto la comunica.

La conducta está influenciada por la herencia genética del ser vivo y la interacción que este tiene con el mundo exterior y los cambios interiores. Esto significa que, aun siendo heredada, puede modificarse (por ejemplo, a través del aprendizaje).

Como la conducta o comportamiento es observable y se traduce en acciones concretas de un sujeto, esta es medible (se puede cuantificar y estudiar).

El conductismo

Según la Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés), la psicología es el estudio de la mente y de la conducta.

La conducta (o comportamiento) se traduce como las acciones concretas de un sujeto, y la psicología puede, a través de esta, obtener datos objetivos de dichas acciones.

El conductismo es una corriente dentro de la psicología que rechaza la introspección y favorece la observación de hechos objetivos, así como la experimentación. En español se le conoce también como behaviorismo, psicología de la conducta y psicología del comportamiento.

Esta corriente fue introducida como tal por el psicólogo estadounidense John B. Watson (1878-1958) en el artículo La psicología como la ve el conductista (1913). La propuesta de Watson era que la psicología formara parte de las ciencias naturales, con una metodología que permitiera observar, experimentar, predecir y controlar la conducta.

Antes del conductismo, la psicología se encargaba más del estudio de los fenómenos mentales o psíquicos de las personas, así como de sus emociones. Pero no era posible para los psicólogos observar dichos fenómenos, siendo que la investigación se basaba en la introspección. Así, el análisis del conductismo giró en torno a los hechos observables y verificables, como lo son las manifestaciones físicas, motoras y verbales.

A pesar de que el conductismo tomó fuerza al inicio del siglo XX, también fue criticado por la psicología cognitiva por dejar de lado los procesos interiores, específicamente los fenómenos cognoscitivos.

Además, se le cuestionó porque los fenómenos observables en la conducta de un ser vivo, en un entorno social, son difíciles de replicar en el laboratorio.

El aprendizaje y su relación con la conducta o comportamiento

Hay tres formas mediante las cuales se adquieren comportamientos o conductas. Estas son el condicionamiento clásico, el condicionamiento operante y el aprendizaje por observación.

El condicionamiento clásico acontece cuando se produce una asociación entre dos estímulos. Este tipo de condicionamiento fue estudiado originalmente por el fisiólogo y psicólogo ruso Iván Pávlov (1849-1936).

Un ejemplo muy conocido de este tipo de condicionamiento ocurre cuando se enseña a un perro a responder a asociar un sonido con la presencia de comida. Fue precisamente Pávlov quien realizó este experimento, condicionando a un perro para que respondiera al estímulo (sonido), con la comida.

El condicionamiento operante se trata del aprendizaje mediante el cual se condiciona un comportamiento según las consecuencias del mismo. Este fue estudiado por el psicólogo estadounidense Burrhus Frederic Skinner (1904-1990) y se trataba de observar qué tipo de respuesta en el comportamiento tendría un sujeto, dependiendo de si recibía un estímulo favorable o indeseable.

Por ejemplo, un ratón se encuentra encerrado en un contenedor, donde hay un botón, y percibe el olor de comida. El ratón intenta obtener la comida, pero no le es posible hacerlo, a menos de que presione el botón. Cuando el ratón lo presiona, la comida es accesible. El ratón luego repite la acción, sin tomar más tiempo, ya que ahora sabe qué debe hacer. En este caso, el comportamiento del ratón ha sido condicionado por un estímulo positivo.

El aprendizaje por observación u observacional es aquel en el que un sujeto aprende copiando los comportamientos observados. No se encuentra propiamente dentro de la corriente conductista, pero está influenciado por esta.

Este tipo de aprendizaje fue teorizado por el psicólogo canadiense Albert Bandura (1925-) y se trata de la alteración de un comportamiento en un individuo provocada por el comportamiento de un modelo (individuo o grupo).

Cuando una niña o niño copia el comportamiento de personas mayores e imita las acciones que estas realizan, es un ejemplo de aprendizaje observacional. Asimismo, cuando se enseña a alguien a reparar un automóvil, mostrando los pasos necesarios para revisar un motor, se está frente a este tipo de aprendizaje.