Estado y gobierno


Ever Arrieta
Ever Arrieta
Filósofo, historiador y traductor

El Estado es aquella organización política que está constituida por al menos tres elementos: una población, un territorio y un gobierno. Asimismo, el Estado goza de autonomía interna y soberanía, estando esta última en manos de su pueblo.

A nivel internacional, el Estado recibe el reconocimiento de otros Estados, establece relaciones con varios Estados y es el principal sujeto del derecho internacional público.

El gobierno es el conjunto de individuos e instituciones que están a cargo de la administración y dirección de un Estado y es uno de sus elementos constitutivos, junto a la población y el territorio. Cada Estado debe poseer un gobierno que lo administre y garantice que mantenga su soberanía y autonomía, además de representarlo ante otros Estados.

Estado

Gobierno

Definición

Es una organización política compuesta como mínimo por una población, un territorio y un gobierno, que goza de soberanía y autodeterminación y mantiene relaciones con otros Estados.

Es el conjunto de individuos e instituciones que están a cargo del ejercicio del poder público y la administración y representación del Estado.

Características

  • Tanto Estado como sus elementos constitutivos son atemporales.
  • Sus elementos básicos son: gobierno, territorio y población.
  • Goza del reconocimiento de otros Estados.
  • Mantiene relaciones con otros Estados.
  • Posee soberanía interna y autodeterminación.
  • Es sujeto del derecho internacional público.
  • Es un elemento constitutivo del Estado.
  • Administra y al Estado.
  • Está formado por individuos e instituciones.
  • Cada gobierno particular tiene carácter temporal.
  • Puede ser o no reconocido por otros Estados.
  • Puede tomar diferentes formas (democracia, monarquía, dictadura, etc.).
Principales formas en que se presenta
  • Unitario,
  • Federado o federal.
  • Democracia.
  • Dictadura.
  • Monarquía.

¿Qué es un Estado?

Un Estado es un ente organizado políticamente que está constituido por una población establecida en un territorio determinado y que cuenta con un gobierno, bajo la forma de instituciones y personas que administran y organizan al Estado por el bien común de su población.

El Estado esta dotado de soberanía y autodeterminación, cuenta con el reconocimiento de otros Estados y establece relaciones de diversa naturaleza con estos.

La palabra Estado proviene del latín status la cual tiene varios significados, entre ellos están ‘posición’, ‘una forma de estar/mantenerse’, ‘postura’, ‘orden’ etc. Es decir, se refiere a algo que permanece de una forma determinada.

Un Estado puede conformarse como resultado de la separación de un Estado dos o más Estados o, por el contrario, por una fusión entre varios Estados.

De la misma forma, un Estado también puede originarse dentro del territorio de otro Estado (aun si esto conlleva en principio que se presenten conflictos internos).

Según la Convención sobre los Derechos y Deberes de los Estados (Convención de Montevideo, Uruguay, 26 de diciembre de 1933), realizada por la Organización de Estados Americanos, un Estado es aquel actor internacional que posee una población permanente, un territorio determinado, un gobierno y la capacidad de mantener relaciones con otros Estados (art. 1 de la Convención de Montevideo).

En general se considera que el Estado no necesita del reconocimiento de otros Estados para definirse como tal. Sin embargo, se ha debatido si en la práctica el Estado solo es tal en el momento en el que recibe el reconocimiento de otros Estados.

Características de un Estado

  • Tanto el Estado como sus elementos constitutivos tienen carácter atemporal.
  • Posee un territorio y una población que habita en este.
  • Goza de soberanía y autodeterminación.
  • Esta organizado internamente a través de varias instituciones.
  • Posee un gobierno.
  • Generalmente, es reconocido como tal por otros Estados.
  • Mantiene relaciones de diferente índole con otros Estados.
  • Tiene derechos y obligaciones a nivel internacional.
  • Es el sujeto del derecho internacional público.

Formación de un Estado

Para que un Estado se forme, generalmente se consideran ciertos principios del derecho internacional público, que es el encargado de estudiar y legislar las relaciones entre Estados.

Diferentes instrumentos, como la Convención de Montevideo de 1933, señalan las condiciones y principios necesarios, sobre los cuales se determinan el nacimiento de un Estado.

Los elementos constitutivos básicos son el poseer un territorio, un gobierno y una población. Además, se suman a estos el que el Estado sea soberano y que mantengan relaciones con otros Estados.

Luego de esto, como acto declarativo, un Estado llega a ser reconocido como tal por parte de otros Estados. En todo caso, aun si un Estado no obtuviera reconocimiento por parte de otros Estados, este debe responder al derecho internacional, puesto que todo Estado es sujeto del derecho internacional.

Nacimiento de un estado

  • El nacimiento de un Estado puede ser resultado de un proceso de colonización de un territorio deshabitado.
  • Debido a una separación o secesión, la cual es un rompimiento o independencia de un Estado, por parte de un grupo de personas, con la intención de fundar un Estado nuevo.
  • Por una unificación de varios Estados ya existentes, conformando un Estado de mayor tamaño.
  • Al darse una disolución de un Estado, este desaparece y deviene dos o más Estados. Al desaparecer el Estado original, los nuevos Estados se conforman como nuevos sujetos de derecho internacional.
  • También, mediante la intervención de otros Estados para decretar la creación de un nuevo Estado.

Extinción de un Estado

  • Cuando no puede cumplir más con alguna de las condiciones básicas para ser Estado: territorio, gobierno y población.
  • Al darse una secesión, una disolución o un desmembramiento, dando nacimiento a uno o varios Estados nuevos, o la anexión a otros Estados.
  • De la misma forma, cuando ocurre una fusión, varios Estados conforman un Estado federal, el cual es el principal sujeto soberano.
  • Otra forma de extinción es la incorporación, la cual se da cuando un Estado se anexa a otro Estado.

Estado y soberanía

En términos generales, el principio de soberanía de un Estado se refiere al poder autónomo para legislarse y organizarse, y a la igualdad jurídica que este posee respecto de otros Estados.

Esto significa que, a nivel jurídico, el Estado es el único actor capaz de ejercer poder legítimo dentro de sus propios límites y que goza de la exclusividad para autorepresentarse ante otros Estados.

Se entiende que la soberanía reside en la población (o su nación) y es ejercida a través del gobierno como un derecho inalienable para organizar y legislar al Estado. Es común encontrar en la constitución política de cada Estado artículos en los que se señala que la soberanía “emana”, “reside” o “radica” en el pueblo o nación.

La Carta de las Naciones Unidas establece en sus primeros dos artículos el principio a la igualdad de derechos y libre determinación de los pueblos, además del rechazo al uso de amenazas o la fuerza por parte de un Estado para interferir en los asuntos internos de otro Estado.

La soberanía de un Estado incluye, entre otros aspectos, lo siguiente:

  • Competencia exclusiva de un Estado para tratar sus asuntos internos.
  • Igualdad jurídica a nivel internacional respecto de otros Estados.
  • El Estado no puede ser forzado a tomar parte en un asunto si no es su voluntad.
  • Derecho a tomar parte en tribunales internacionales en caso de disputas con otro Estado.
  • Derecho a la autodefensa de su integridad política y territorial.
  • Derecho a establecer relaciones con otros Estados.
  • Derecho a la autodeterminación.

Conozca más sobre la Diferencia entre Estado y nación.

Formas de Estados

Una de las formas más comunes que un Estado puede tomar es la del Estado unitario. Este es un Estado en el que existe un solo poder político que abarca todo su espectro y se encuentra generalmente centralizado.

La población está sujeta, por voluntad propia, a una sola legislación que aplica a todo el Estado. Además, las instituciones que lo conforman se encuentran generalmente localizadas en un centro, aunque es posible que haya autoridades regionales, pero con poca autonomía.

Por otro lado, se encuentra el Estado federado o federal, que es aquel en el que el poder está dividido a lo largo del mismo, donde varias regiones gozan de autonomía, cada una con cierto nivel de representatividad en el gobierno nacional. Se caracteriza por ser descentralizado, existiendo una organización política regional, además de una constitución federal.

En los Estados federados, es común que cada región posea igualdad en el acceso al poder global del mismo, sin que haya otras que tengan mayor peso. Por otro lado, también puede darse que existan diferenciaciones entre las regiones, pero es menos usual.

Conozca más sobre la Diferencia entre federalismo y centralismo.

¿Qué es el gobierno?

Un gobierno se refiere a las personas e instituciones que administran y dirigen a un Estado. A través del gobierno se ejerce la soberanía del mismo y es uno de los elementos básicos para su constitución, junto a la población y el territorio.

La palabra gobierno proviene del latín gubernare que significa ‘mantener el control de’, ‘comandar’ o ‘dirigir’. Originalmente usada como la ‘acción de gobernar’.

El gobierno como condición o elemento fundamental de un Estado siempre debe estar presente. Sin embargo, cada gobierno particular tiene un tiempo limitado, el cual es variable. Su temporalidad se puede apreciar en el hecho de que la mayoría de Estados celebran elecciones nacionales y regionales cada cierto tiempo.

Características del gobierno

  • Es una parte constitutiva del Estado, en conjunto con la población y el territorio.
  • Cada gobierno es de carácter temporal (aun si el período de gobierno es indefinido).
  • Está conformado por personas e instituciones que manifiestan la soberanía, que administran y que representan al Estado.
  • Puede ser o no reconocido por otros Estados.
  • Puede ser democrático, una dictadura, una monarquía constitucional, o tomar otra forma.

Reconocimiento de un gobierno a nivel internacional

Así como el Estado, el gobierno de un Estado tiende a ser reconocido por otros Estados. Esto se debe a que el gobierno es representante del Estado y el encargado de la administración del mismo.

Esto significa que reconocer a un Estado conlleva reconocer a su gobierno. Sin embargo, no sucede lo mismo, al contrario, reconocer a un gobierno no implica que se reconozca a un Estado.

Formas de gobierno

Los gobiernos pueden tomar formas diferentes para dirigir un Estado. La monarquía, la democracia y la dictadura son las formas más conocidas en las que se manifiesta el gobierno de un Estado.

Monarquía

La monarquía fue una de las formas de gobierno más comunes en el pasado. Una monarquía se da cuando la administración del Estado se encuentra en manos de un o una monarca de forma vitalicia y cuyo poder es hereditario.

Originalmente, las monarquías eran regímenes absolutos, donde un miembro de la realiza, rey o reina, poseía el poder total sobre un reino (por ende, de su población). Esta fue una forma de gobierno muy extendida en Europa durante la Edad Media, y que comenzó a perder poder luego de la Revolución Francesa.

Más adelante aparece la monarquía constitucional, la cual se caracteriza en que sus miembros poseen un valor simbólico y sin ningún poder real sobre la administración del Estado. Es decir, los monarcas de poder para gobernar, siendo que la soberanía se encuentra en manos del pueblo.

Democracia

La democracia es básicamente la forma de gobierno en la cual el pueblo es poseedor de la soberanía estatal, ejerce el poder y puede elegir representantes para administrar al Estado.

En este caso, el pueblo, o ciudadanos, tienen la libertad de organizarse para decidir cómo serán gobernados, generalmente a través de partidos políticos.

La idea de que el poder resida en el pueblo es importante en las democracias, ya que las personas no son solo participes de la administración del país, sino que también se les considera como iguales ante la ley.

A su vez, las democracias pueden dividirse según la forma en que el pueblo ejerce el poder. Por un lado, están las democracias directas, en las cuales el pueblo toma decisiones y participa activamente en el gobierno del Estado. Este tipo de democracia era más común en el pasado y en regiones con pocas poblaciones.

Por otro lado, están las democracias representativas, en las cuales el gobierno está en manos de representantes electos por el pueblo. Las personas elegidas asumen cargos, generalmente por un período específico de años. La elección se hace por medio de diferentes métodos, siendo el más común el de la elección popular a través del voto ciudadano.

Las democracias modernas se caracterizan por ser republicanas. Una república se refiere a que el poder yace en pueblo, a través de sus representantes, siendo contraria a la monarquía y, en esencia, a la dictadura.

Una república asegura que exista una división de poderes dentro del Estado, como el ejecutivo, legislativo y el judicial. Además, implica la temporalidad del mandato de los gobernantes y el respeto a la ley nacional.

Dictadura

La dictadura es un gobierno en el cual el poder recae sobre una persona o un grupo específico de personas, por lo que el pueblo no posee ninguna capacidad de gobernar. Generalmente, aquellos que ejercen el poder en una dictadura lo hacen con ayuda del aparato militar del Estado. De esta forma, las libertades ciudadanas se encuentran suprimidas.

En muchos casos, cuando hay una dictadura, se establecen mecanismos de control para que quien está en el poder lo ejerza de manera efectiva. Esto se hace a través de la creación de material educativo, dominación de medios de comunicación y censura de posiciones contrarias a quien gobierna, entre otros mecanismos.

Ever Arrieta
Ever Arrieta
Bachiller en Filosofía (2009) por la Universidad Nacional de Costa Rica; máster en Historia, Relaciones Internacionales y Cooperación (2013), en Traducción y Servicios Lingüísticos (2015) y en Multimedia (2017) por la Universidad de Oporto.