Izquierda y derecha


En la política, izquierda y derecha se entienden como visiones antagónicas sobre la manera adecuada de alcanzar el bienestar social.

La diferencia entre izquierda y derecha es que la izquierda aboga por un sistema ideal en el que la riqueza es repartida equitativamente entre el colectivo. Por su parte, la derecha promueve un estado de bienestar alcanzado a través de los derechos individuales.

Izquierda Derecha
Origen Francia, 1789 Francia, 1789
Corrientes

Izquierda revolucionaria

  • Marxismo-Leninismo.
  • Trosktismo.
  • Maoísmo.
  • Marxismo libertario.

Izquierda democrática reformista

  • Eurocomunismo.
  • Socialdemocracia.
  • Tradicionalismo político.
  • Conservadurismo.
  • Liberalismo.
Eventos políticos más representativos
  • Revolución rusa 1917
  • Revolución alemana 1918
  • Movimientos guerrilleros en América del Sur, África y Asia.

  • Franquismo, España (1939-1975).
  • Thatchertismo, en el Reino Unido (1979,1990).
Preceptos fundamentales
  • Bienestar del colectivo.
  • El Estado como dueño de los medios de producción.
  • El proletariado asume el papel del Estado y este desaparece.
  • Distribución equitativa de la riqueza.
  • Bienestar del individuo.
  • El sector privado con un papel protagónico en la economía.
  • El Estado no interviene en la economía, porque esta actúa bajo el libre mercado.
  • Distribución de la riqueza en función del esfuerzo individual.

Diferencias entre izquierda y derecha política

La izquierda y la derecha tienen una serie de doctrinas o ideas fundamentales que resultan antagónicas. Estas son algunas de las diferencias más representativas entre ambas visiones:

Estado de bienestar

Para la izquierda, el bienestar colectivo está por encima del progreso individual. Para lograrlo, han de suprimirse todas las clases sociales. La derecha, por su parte, promueve el bienestar individual (centrado en el progreso económico), como eje central del bienestar.

Sistema económico

Para la izquierda política, el Estado debe ser el dueño y administrador de los medios de producción. En cambio, la derecha aboga por la no intervención del Estado en el sistema económico.

Distribución de la riqueza

La izquierda promueve una distribución equitativa de la riqueza, basada en la creencia de que todos los individuos son iguales. Mientras que la derecha cree en una distribución de acuerdo al esfuerzo y la contribución de cada individuo.

Organización política

Para la izquierda, el Estado es el único actor político y la mayoría de sus corrientes tradicionales defienden la idea del poder centralizado en un partido único. En la derecha y sus múltiples corrientes se pueden encontrar diferentes visiones que van desde sistemas democráticos con elecciones libres y participación de partidos políticos, hasta un poder centralizado (dictaduras de derecha).

Origen de la izquierda y derecha política

Lo que hoy en día representa un marcado antagonismo político, como la izquierda y la derecha, tuvo su origen en un hecho anecdótico que fue ejecutado sin intenciones de trascender, aunque finalmente lo haya hecho.

El 28 de agosto de 1789 se llevó a cabo la primera Asamblea Nacional Constituyente y surgió la necesidad de discutir el peso político que tendría la asamblea popular en contraposición al poder real, representado en la figura del Rey de Francia.

Al momento de la votación, los representantes de la aristocracia, la alta burguesía y el clero, que defendían el poder real, se organizaron a la derecha del presidente de la asamblea. Mientras que los partidarios del poder popular se agruparon a la izquierda.

Estos últimos eran, en su mayoría, diputados pertenecientes al llamado Tercer Estado: un grupo social mayoritario compuesto por campesinos y la baja burguesía que tenían en común una ausencia de derechos jurídicos y económicos en contraposición a sus cargas tributarias.

Después de la Revolución Francesa la dicotomía izquierda-derecha no solo se hizo más evidente, sino que se profundizó durante un siglo para luego extenderse hacia América del sur en el siglo XIX, coincidiendo con los procesos independentistas.

Izquierda política

La izquierda política es una corriente ideológica que se caracteriza por defender el bienestar colectivo, teniendo como sus ejes centrales la abolición de las clases sociales y el papel central del Estado como dueño y administrador de los medios de producción.

Si bien surgió en paralelo a la Revolución Francesa en el siglo XVIII, durante el siglo siguiente tuvo un papel fundamental en Europa, al ser el componente ideológico de la revolución rusa (1917) y de la revolución alemana (1918).

Por su parte, en América Latina, Asia y África, la izquierda fue esencial en el siglo XX para el surgimiento de múltiples movimientos sociales y políticos. Algunos de ellos incluyeron la formación de guerrillas y la lucha armada como medios para debilitar o eliminar sistemas políticos de derecha.

Sin embargo, a pesar de que los fundamentos ideológicos izquierdistas se han mantenido a lo largo del tiempo, existen diferentes visiones sobre el cómo debe lograrse el bienestar colectivo. En función de ello, existen varios tipos de izquierda:

Izquierda revolucionaria

La izquierda revolucionaria incluye a su vez múltiples visiones o posturas ideológicas que pueden subdividirse en:

Marxismo-Leninismo

Tiene su origen en los postulados teóricos de Karl Marx (1818-1883) y Vladimir Lenin (1870-1924), y se centra en el proletariado o clase trabajadora como administradora de los medios de producción y beneficiaria de sus ganancias. Bajo este paradigma, el Estado no es necesario porque el proletariado asume el poder, aunque hasta ahora no existe consenso sobre cómo se puede llevar esto a la práctica.

Trosktismo

Es una doctrina de León Troskti (1879-1949) que propone la abolición de clases para establecer un sistema igualitario que funcione bajo una estructura socialista; sin embargo, plantea esto como un proceso gradual, que él llamó “revolución permanente”.

Maoísmo

Es una versión del marxismo creada por el dictador Mao Zedong (1893-1976), fundador del Partido Comunista Chino y la República Popular China. Es básicamente una adaptación de los preceptos marxistas, solo que dentro de China no se le llamaba maoísmo, sino Pensamiento de Mao Zedong, aunque la doctrina no haya sido de su autoría.

Marxismo libertario

No es en sí mismo un tipo de ideología, sino un conjunto de corrientes de pensamiento en los que prevalece la idea de la organización obrera como protagonista política, en vez del centralismo partidario que propone el marxismo clásico. Además, proponen la democracia deliberativa en contraposición al centralismo político.

Izquierda democrática reformista

La izquierda democrática, tal y como indica su nombre, promueve formas de organización política basadas en la democracia. Tiene como eje central las elecciones libres y el distanciamiento de corrientes de pensamiento radicales que propongan la centralización política y los sistemas dictatoriales.

Este movimiento, que a su vez es partidario del establecimiento de reformas políticas, económicas y sociales graduales, tiene dos corrientes fundamentales:

El eurocomunismo

Promueve el socialismo democrático como sistema político y se enfoca en la resolución de problemáticas que afecten al colectivo.

La socialdemocracia

Se basa en la democracia liberal como base para lograr el bienestar social. Defiende el poder elegido de manera representativa y amparado en un Estado de derecho.

Ver también Diferencia entre socialismo y comunismo.

Derecha política

Se entiende por derecha política a un conjunto de corrientes o ideologías que tienen como base el bienestar del individuo por encima del colectivo para lograr el progreso.

En este sentido, la derecha promueve la igualdad de oportunidades, la libre competencia económica y la protección a la propiedad privada como algunos de los medios esenciales para el progreso.

Desde de su creación durante la Revolución francesa, la derecha política ha sido la piedra angular de múltiples eventos históricos. Algunos ejemplos fueron la dictadura de Francisco Franco en España o el thatchertismo, una doctrina conservadora de derecha basada en la privatización de los servicios estatales, implantada por la Primera Ministra Margaret Thatcher entre 1979 y 1990.

Aunque existen múltiples corrientes en la derecha política, en términos generales puede decirse que los gobiernos de derecha tienden al conservadurismo, a la defensa de las tradiciones y la identidad nacional.

Estas son algunas de las corrientes que coexisten dentro de la derecha política:

Tradicionalismo político

Defiende valores y costumbres propias del pasado, por lo cual rechaza cualquier cambio en el estado de las cosas.

Conservadurismo

Defiende un sistema de valores tradicionales, enmarcados en el cristianismo. Sin embargo, es partidaria de incorporar todos aquellos avances tecnológicos que sirvan para elevar el bienestar del individuo y, por tanto, traigan prosperidad.

Liberalismo

Aunque es una doctrina económica, se considera también una corriente de derecha al promover las libertades individuales desde el libre mercado y la no intervención estatal en la economía como garantes de un estado de bienestar.

Ver también: