Socialismo y comunismo


La diferencia entre el socialismo y el comunismo radica en que el socialismo busca regular la inherente lucha de clases y el comunismo busca la eliminación de dichas clases sociales.

El socialismo y el comunismo nacen del marxismo, considerado un análisis sobre el desarrollo de las relaciones políticas, sociales y económicas que la nueva sociedad capitalista desarrollaría.

El estudio sobre las consecuencias del capitalismo, conocido como marxismo en referencia a su creador, el filósofo judío alemán KarlMarx (1818-1883), abrió el debate sobre cuál era la mejor forma de tratar la lucha entre la clase capitalista, es decir, los dueños de los recursos productivos, y la clase proletaria o trabajadora, que debe trabajar para sobrevivir.

Como resultado, el debate marxista formó movimientos socialistas y comunistas que si bien tienen una raíz común, presentan múltiples diferencias en cuanto a su enfoque ideológico.

¿Qué es el socialismo?

El socialismo es un sistema y doctrina social y económica, que se concentra en el concepto marxista de la lucha de clases como el motor del cambio social, político y económico de la sociedad.

En ese sentido, el socialismo plantea la administración de los recursos del Estado a través de la organización colectiva y una distribución de la riqueza generada acorde al esfuerzo de cada individuo.

Para algunos especialistas, el socialismo es una doctrina exclusivamente económica, ya que tiene la flexibilidad para adaptarse a múltiples sistemas de organización política, como la democracia parlamentaria, la democracia centralizada y la democracia participativa.

Un ejemplo de una forma de gobierno socialista es Noruega, cuyo Estado es responsable de cubrir las necesidades básicas de la población (educación, salud, vivienda, etc.) al tiempo que mantiene un sistema de impuestos que aplica a todos los ciudadanos. Su sistema económico es liberal en algunos aspectos, pero el Estado tiene el control de las áreas estratégicas.

Ver también:

¿Qué es el comunismo?

El comunismo es una doctrina política, social y económica que toma la lucha de clases como un problema para la igualdad social, el cual se eliminaría con la destrucción de las clases sociales mediante la supresión de la propiedad privada y otras medidas que, una vez que alcancen un nivel de desarrollo elevado, aboliría eventualmente la existencia del Estado.

El comunismo plantea un Estado dueño y gestor de todos los medios de producción y una distribución equitativa de la riqueza, independientemente del esfuerzo de cada individuo.

Según el planteamiento comunista, el poder político está aglutinado, en principio, por el Estado (partido único), hasta que eventualmente la eliminación de las clases sociales genere un sistema gobernado directamente por el pueblo. Sin embargo, esta idea no se ha materializado en ninguno de los casos en los que se ha aplicado.

Un ejemplo de una forma de gobierno comunista fue la instauración de la Unión Soviética (URSS) en 1922, con un régimen marxista-leninista regido por un partido único: el Partido Comunista. La URSS finalmente fue disuelta el 8 de diciembre de 1991.

¿Cuál es la diferencia entre socialismo y comunismo?

Aunque ambos planteamientos surgieron en el seno del marxismo, el comunismo y el socialismo no solo tienen diferencias fundamentales, sino que además cada uno ha cambiado a lo largo del tiempo.

El comunismo hoy en día se identifica como una ideología política representada por los partidos comunistas en el mundo. Por el otro lado, el socialismo en la actualidad se suele identificar como una tendencia política de izquierda reformista pero moderada.

Estas son algunas de las diferencias más destacadas entre socialismo y comunismo.

Socialismo y comunismo con respecto a la lucha de clases

El socialismo plantea una regulación de la lucha de clases que conduzca a una sana convivencia social. El comunismo promueve la eliminación de las clases sociales hasta que quede una sociedad conformada por la clase trabajadora.

Socialismo y comunismo con respecto al papel del Estado

Para el socialismo, el Estado es un ente regulador del sistema político y económico, incluyendo los medios de producción. Para el comunismo, el Estado es quien tiene el control político a través del partido único y el control económico al hacerse cargo de los medios de producción.

Socialismo y comunismo con respecto a la propiedad privada

El socialismo promueve la idea de un Estado que regule los medios de producción estratégicos, mientras que el resto puede recaer en la empresa privada. El comunismo, por su lado, propone control total del sistema económico.

Socialismo y comunismo con respecto a la participación política

En el socialismo es posible que coexistan diversas tendencias políticas y hay una apertura a la participación ciudadana en múltiples niveles (referéndum, voto, etc.). En el comunismo el poder político está aglutinado en un partido único, lo que deja poco espacio para la participación política y la disidencia.

Socialismo y comunismo con respecto al capitalismo

El socialismo, especialmente en las últimas décadas, ha hecho un viraje moderado hacia el libre mercado, sin ceder el control de sus áreas estratégicas. El comunismo, por lo lado, promueve la eliminación del capitalismo (y con ello, la propiedad privada) a cambio de un sistema económico controlado solo por el Estado, que además, se encargaría de una distribución equitativa de la riqueza.

Ver también: