Meta y objetivo


Zara Lugo
Licenciada en comunicación social

La meta es el fin último al que se quiere llegar, mientras que el objetivo es el paso que se quiere cumplir para poder alcanzar la meta.

El objetivo suele ser un propósito más específico y estructurado que la meta, porque se pueden medir y observar los resultados. La meta es un estado deseado que puede ser más amplio y abstracto, y que no implica una sola acción específica para alcanzarlo.

La meta y el objetivo son logros que se quieren completar, aunque el objetivo exige mayor planificación para cumplirlo en un momento específico. Por otra parte, la meta no establece un tiempo específico para alcanzarla.

MetaObjetivo
DefiniciónAspiración o deseos que se quieren cumplir en el futuro.Propósito concreto que se quiere realizar para alcanzar una meta.
Características
  • Emotiva.
  • Ambiciosa.
  • Abstracta.
  • No establece un tiempo específico para alcanzarla.
  • Serio y sin emotividad.
  • Realista.
  • Medible.
  • Establece un tiempo determinado para su cumplimiento.
Tipos
  • Según el tiempo, puede ser a corto, a mediano o a largo plazo.
  • Según su intención, puede ser  de dominio, de desempeño o de evitación.
  • Generales.
  • Específicos.
Ejemplos
  • Bajar de peso.
  • Conseguir trabajo.
  • Ahorrar dinero.
  • Ser mejor estudiante.
  • Inscribirse en un gimnasio antes del verano.
  • Comprar un carro dentro de un año.
  • Sacar notas más altas en la clase de biología.

¿Qué es meta?

La meta es un deseo que se plantea cumplir a largo plazo. Puede establecerse como el resultado final de la planificación, el fin último del proceso.

Al momento de plantear una meta, se piensa en una idea abstracta que se visualiza en el futuro. Generalmente no tiene la intención de cumplirse rápidamente, sino que más bien sirve como una guía que indica hacia dónde queremos ir.

Muchas veces, los objetivos específicos son los que encaminan a alcanzar con éxito la meta.

Cotidianamente, la palabra meta indica el final del camino. De hecho, en deportes, el que llega primero a la meta es el ganador. En este contexto, las etapas de la competición serían los objetivos que se quieren cumplir.

Por ejemplo: si la meta es comprar una casa en el futuro, se puede plantear como objetivo ahorrar cierta cantidad de dinero en un momento determinado.

Tipos de metas

Podemos clasificar las metas en función del tiempo que debemos emplear para alcanzarlas y de la intención que con ellas persigamos.

Según el tiempo

  • A corto plazo: son aquellas que se esperan concretar en un breve período de tiempo. Por ejemplo, un atleta profesional que participa en una competencia y busca ganar una medalla.
  • A mediano plazo: son las que se visualizan para un período de tiempo no tan lejano. Por ejemplo, un estudiante que espera obtener su título universitario.
  • A largo plazo: el estado deseado que se quiere alcanzar se encuentra en un futuro lejano. Por ejemplo, un actor que está iniciado su carrera y se plantea a futuro estar entre los artistas mejor pagados del mundo.

Según la intención

  • De dominio: son aquellas en las que se persigue aprender nuevas cosas y mejorar. Por ejemplo, un estudiante que investiga profundamente y va más allá de lo que pide el profesor.
  • De desempeño: el propósito es demostrar las habilidades frente a los demás. Por ejemplo, cuando se obtienen buenas calificaciones en clases.
  • De evitación: buscan evitar la prolongación del trabajo, o en su defecto, terminarlo lo más pronto posible. Por ejemplo, cuando un estudiante prefiere realizar su tarea en el menor tiempo posible antes que seguir aprendiendo más información sobre el tema.

¿Qué es objetivo?

El objetivo es una acción específica que se quiere ejecutar para conseguir un resultado deseado.

Los objetivos son fundamentales en todo proceso de planificación. Deben plantearse como algo tangible que requiere acciones detalladas.

Generalmente, los objetivos se establecen como pasos o acciones que conducen hacia el logro de un propósito más grande, que es la meta.

El objetivo tiene un tiempo límite para conseguirlo y también cuenta con otras limitaciones del contexto actual, es decir, las condiciones dentro de las cuales se declara ese objetivo.

En el ambiente laboral, es normal que todos tengan la misma meta, pero a cada empleado se le pide el cumplimiento de diferentes objetivos.

Por ejemplo: hacer un curso de inglés antes de finalizar el año porque la meta es vivir en un país donde se habla inglés.

Tipos de objetivos

Existen fundamentalmente dos tipos de objetivos: los objetivos generales y los específicos.

Objetivos generales

El objetivo general es la finalidad principal y genérica de un proyecto.

Ejemplo: Bajar de peso para las próximas vacaciones.

Objetivos específicos

Los objetivos específicos surgen a partir del objetivo general para indicar cada uno de los pasos a seguir para llegar al objetivo general.

Ejemplo: Trotar en el parque tres veces por semana durante 20 minutos cada día.

Vea también Objetivos generales y objetivos específicos.

Zara Lugo
Licenciada en comunicación social, mención periodismo, por la Universidad Católica Santa Rosa (2014), con especialización en estrategias de comunicación y negociación por el Instituto de Iberoamérica de la Universidad de Salamanca (2013).