Té e infusión


Isbel Delgado
Isbel Delgado
Licenciada en Comunicación Social

Té es el nombre común de una planta llamada Camellia sinensis, de origen chino. También es el nombre de la bebida que se obtiene a partir de la infusión de dicha planta en agua caliente.

El té se caracteriza por su particular forma de preparación, que incluye utensilios como un infusor y una tetera. También es el nombre del evento social que se ha creado a partir de esta bebida, conocido popularmente como la hora del té.

Por otra parte, una infusión es una bebida obtenida a partir de agua caliente y partes de plantas, flores o frutas deshidratadas. Durante siglos, las infusiones fueron utilizadas como un recurso medicinal, pero ahora se valoran más porque representan una alternativa saludable y natural en contraposición a las bebidas o productos de origen industrial.

Por su forma de preparación, el té es un tipo de infusión; sin embargo, no todas las infusiones son té, porque para tener esta denominación deben ser elaboradas con hojas de Camellia sinensis.

Infusión
Definición Planta cuyo nombre científico es Camellia sinensis, y de la cual se obtiene una bebida también llamada té. Obtención de una bebida a partir de la disolución de las partes solubles de hierbas, flores o frutas en agua caliente.
Tipos
  • Blanco
  • Amarillo
  • Verde
  • Oolong
  • Pu-erh
  • Negro
  • Herbales
  • Florales
  • Frutales
Beneficios
  • Contiene antioxidantes.
  • Tiene cafeína en concentraciones menores al café.
  • Estimula la concentración.
  • Actúa como digestivo.
  • Tiene propiedades depurativas.
Dependen de las propiedades del compuesto natural con el que sean elaboradas. Pueden ser digestivas, relajantes, depurativas, etc.

Forma de comercialización

  • Hebras sueltas o compactadas.
  • Saquitos
  • Bebidas embotelladas de producción industrial.
  • Compuestos deshidratados y almacenados en pequeñas presentaciones.
  • Bebidas embotellas de producción artesanal o industrial.
Ejemplos
  • English Breakfast (mezcla de té negro de la India y Sri Lanka)
  • Matcha (té verde pulverizado)
  • Silver Needles (té blanco)
  • Café
  • Infusión de manzanilla
  • Infusión de flor de Jamaica
  • Rooibos

¿Qué es el té?

El té es una planta cuyo nombre científico es Camellia sinensis y con la cual se elabora una bebida que también recibe el nombre de té.Tiene tres subespecies autóctonas:

  • Camellia sinensis, variedad sinensis (China)
  • Camellia sinensis, variedad asámica (India)
  • Camellia sinensis, variedad cambodii (Camboya)

En este último caso existe cierta controversia sobre su posición taxonómica, ya que algunos especialistas no la consideran una variedad.

La Camellia sinensis es un arbusto perenne que puede llegar a medir hasta 9 metros de altura, sin embargo, en los cultivos destinados a la producción de té, se poda para que no sobrepase los 2 metros. Se cultiva en regiones tropicales y subtropicales, siendo China e India los países productores más importantes junto a Japón, Sri Lanka, Kenia, Indonesia, Vietnam y Argentina.

Aunque se suele atribuir la palabra té para referirse a cualquier bebida preparada con partes de plantas y agua caliente, en realidad solo lo que sea preparado con hojas de Camellia sinensis puede ser denominado de esta forma. Cualquier otra bebida obtenida a partir de agua caliente y plantas o flores que no sean Camellia sinensis, debe llamarse infusión. En el caso de las bebidas que se elaboran con frutas, se llaman tisanas, aunque la denominación infusión también es correcta en este caso.

Origen del té

Cultivo de Camellia sinensis

Hasta ahora, los registros científicos ubican los cultivos más antiguos de Camellia sinensis en China, de allí que se tome como un hecho que el árbol de té tiene origen asiático.

Una de las leyendas más difundidas sobre el descubrimiento del té se le atribuye a Shen-Nung o Shenoong, uno de los “Tres augustos y cinco emperadores”, las figuras mitológicas fundacionales de la civilización china y quienes transmitieron los conocimientos esenciales sobre la agricultura, la medicina y las instituciones sociales, políticas y económicas a los pobladores chinos hace 5.000 años.

Según los relatos, Sheng Nung hervía agua bajo la sombra de una planta de té y algunas hojas cayeron al agua, por lo que el emperador decidió probar la bebida. Al descubrir sus propiedades reconfortantes decidió compartir su descubrimiento, y fue así como se dio a conocer el té entre la población china.

Durante siglos, el té fue considerado no sólo una bebida, sino una medicina esencial en la cultura china y un producto de lujo al que sólo tenían acceso los emperadores y su entorno cercano.

El té en la historia

Con los intercambios comerciales entre Asia y Europa en el siglo XVI, el té llegó al viejo continente. Portugal tenía una línea de negocios en Macao (China), que en ese entonces era colonia portuguesa. Cuando el rey Carlos II de Inglaterra se casó con la infanta portuguesa Catalina de Braganza en 1662, esta llevó hebras de té y porcelana china como parte de su dote, y fue quien se encargó de establecer la ceremonia del té entre la realeza.

Fue en el siglo XIX cuando Anna Maria Russell, séptima duquesa de Bedford, estableció el código de conducta y el ritual del té inglés como evento social. Poco a poco, lo que comenzó como una actividad propia de las clases altas se convertiría en un ritual cotidiano en la cultura inglesa.

A partir de allí, la costumbre de tomar el té y acompañarlo con pequeñas porciones saladas y dulces se extendió, lo que a su vez tendría un impacto en el mundo de la pastelería y la repostería que ha perdurado hasta el presente. Hoy en día, muchos postres son pensados en tamaño, forma y armonías sensoriales, para ser combinados con té.

La relevancia del té como producto de alto valor económico fue tal, que fue el centro de dos conflictos históricos: el llamado “motín del té” o Boston Tea Party y las Guerras del opio.

Vea también Pastelería y repostería

El Boston Tea Party

El motín del té se originó como consecuencia a los tributos que le impuso el imperio británico a sus colonias, medidas que fueron rechazadas con una serie de protestas que llegaron a su clímax cuando en diciembre de 1773 un grupo de colonos en Boston irrumpió en los barcos británicos que esperaban para desembarcar los cargamentos de té, lanzando toda la mercancía al mar. Esta fue una de las manifestaciones que dio inicio a la guerra de independencia de Estados Unidos.

Las Guerras del opio

Por su parte, las Guerras del opio ocurrieron de 1839 a 1842 y de 1856 a 1860 entre chinos y británicos, cuando estos últimos introdujeron el negocio del opio en China como forma de pago de productos de lujo producidos en el país asiático, entre los que se encontraba el té. China perdió las dos guerras, el imperio británico se anexó Hong Kong y Portugal amplió su posición de ventaja en Macao, que era su colonia desde el siglo XVI.

Tipos de té

tipos de té

Según los métodos de manufactura empleados, de la Camellia sinensis pueden obtenerse 6 tipos de té.

  • Té blanco: producido mayormente en China. El más famoso es Silver Needles (agujas de plata), caracterizado por la presencia de brotes tiernos de color plateado.
  • Té amarillo: es de origen chino y no es común en el mercado debido a su alto precio. Durante varias dinastías solo pudo ser bebido por los emperadores.
  • Té verde: junto con el té negro, es el tipo de té más conocido. China y Japón son los principales productores. Dragonwell es uno de los más comunes en el mercado y de mejor calidad. Cuando el té verde es pulverizado, se llama matcha.
  • Oolong: su proceso de manufactura lo ubica entre un té verde y un té negro. En Taiwán se elaboran los oolong más apreciados en el mercado.
  • Pu-erh: solo se llama así a los tés que se producen en la región del mismo nombre, ubicada en la región de Yunnan, en China. Es el único tipo de té que pasa por un proceso de fermentación para activar la producción de ciertas bacterias que le dan unas notas características.
  • Té negro: la India, Sri Lanka y Kenia son los productores más populares. Los más conocidos son el Darjeeling y el English Breakfast.

Las diferencias entre un tipo de té u otro dependen básicamente del proceso de producción al que son sometidas las hebras, lo cual quiere decir que de una misma planta se pueden obtener cualquiera de los 6 tipos de té.

Té morado o purple tea

En los últimos años, se ha mencionado la existencia de un nuevo tipo de té, llamado purple tea, o té morado. Sin embargo, no se trata de una categoría nueva, sino de una característica genética de ciertas plantas de Camellia sinensis ubicadas en Kenia (África) y Yunnan (China) que poseen una alta concentración de antocianinas, un antioxidante presente en otros alimentos de color violeta, como las berenjenas y las moras.

En el caso de Kenia, se trata de una variedad lograda en los laboratorios del Tea Research Foundation of Kenya (Fundación de Investigación del Té de Kenia) llamada TRFK 306 y creada a finales de los años 90, como una manera de darle un valor agregado a su producción. Mientras que los cultivos de Yunnan pertenecen a plantas que han desarrollado esa característica sin intervención humana.

En Kenia, el purple tea se utiliza para obtener té verde, mientras que en Yunnan se produce pu-erh, aunque de forma artesanal y en cantidades limitadas. En ambos casos, la bebida se torna violeta si se agregan unas gotas de limón. De allí que suele confundirse con una bebida llamada butterfly pea, una infusión de color azul obtenida de la Clitórea ternatea, que puede tornarse violeta al agregar limón.

Formas de comercialización del té

El té puede comercializarse en hebras sueltas, bolsitas, discos o bloques compactados de hebras. También puede venderse en su versión pura (sólo hebras de té) o los llamados blends o mezclas, que pueden contener varios tipos de té puros (como el English Breakfast, que tiene dos tipos de té negro) o mezclas de té con partes de otras plantas, flores o frutas deshidratadas que le aportarán nuevas características sensoriales, como el té verde con flores de jazmín.

Con respecto a su forma de preparación, el té se puede preparar como una bebida caliente o fría, así como en cócteles con y sin alcohol. En la gastronomía contemporánea, el té se ha utilizado para crear bases, almíbares o postres.

Beneficios del té para la salud

Si bien es cierto que los beneficios del té varían según su tipo y calidad de las hojas, en términos generales puede hablarse de características propias de la planta que pueden tener un impacto positivo en la salud.

  • El té es rico en antioxidantes, que son compuestos que ayudan a combatir la acción de los radicales libres, responsables de la oxidación de las células y por tanto, de los procesos de envejecimiento.
  • Las hojas de Camellia sinensis, en especial las del té verde, son ricas en L-teanina, un aminoácido que estimula la concentración y ayuda a mejorar la respuesta del sistema nervioso ante el estrés.
  • El té también contiene cafeína (erróneamente llamada teína), pero en concentraciones más bajas que el café y su acción estimulante en el organismo es progresiva y prolongada, mientras que en el café es rápida y de corta duración.

¿Qué es una infusión?

infusión

Una infusión es una bebida que se prepara a partir de agua caliente y hojas, cortezas o partes de hierbas, flores o frutas. El efecto del agua caliente estimula la disolución de las partes solubles del compuesto natural a utilizar, de allí que durante siglos se haya utilizado esta técnica para aprovechar su aroma, sabor o propiedades.

En este sentido, se puede afirmar que el té es un tipo de infusión. Sin embargo, no todas las infusiones son té, ya que para serlo deben ser obtenidas a partir de las hojas de Camellia sinensis, o árbol de té.

Origen de las infusiones

La infusión más antigua de la que se tiene registro es el té, cuyo consumo parece haber comenzado hace unos cinco mil años. Sin embargo, el uso de otras plantas (especialmente con fines medicinales) ha quedado asentado en manuscritos y registros históricos de diferentes épocas y culturas. En el antiguo Egipto se utilizaba la infusión de las hojas del tamarisco (Tamarix nilotica) con fines depurativos, mientras que en la Edad Media, las bebidas elaboradas a base de plantas o flores eran muy valoradas para combatir afecciones de salud.

El avance de la medicina en los dos últimos siglos ocasionó que las infusiones cayeran en desuso para este propósito. De manera paradójica, la búsqueda de bienestar y un creciente interés por la alimentación saludable han traído muchas infusiones de vuelta, como sustitutos naturales de las bebidas industrializadas.

Las infusiones generalmente se elaboran con compuestos secos, tostados o deshidratados, lo que permite su comercialización y almacenamiento por largos períodos de tiempo. El ejemplo más común son las presentaciones de plantas deshidratadas listas para agregar al agua caliente, o presentaciones en pequeños saquitos, similares a los del té.

Tipos de infusiones

Las infusiones pueden clasificarse según el tipo de ingredientes con los que se elaboren.

Infusiones herbales

Se obtienen a partir de plantas o hierbas y generalmente su uso es medicinal. Las más populares son las infusiones de manzanilla (valorada por sus propiedades antibacterianas y sedantes), hierbabuena (digestiva y refrescante) y anís (digestiva).

En los últimos años se ha popularizado el consumo de infusión de rooibos (Aspalathus linearis), un arbusto sudafricano que se prepara de manera similar al té, pero no contiene cafeína, por lo que su consumo resulta apropiado para quienes no pueden consumir este componente.

Infusiones florales

Son las bebidas que se elaboran a partir de flores o partes de flores. Una de las más populares es la infusión de flor de Jamaica, o hibisco, la infusión de flor de jazmín, valorada por su intenso aroma, pero que no debe confundirse con el té de jazmín, que es una mezcla de té verde con dicha flor. Con la flor de la Cliteria ternatea se obtiene una infusión llamada Butterfly pea que cambia de color al agregar limón.

Infusiones frutales

Las infusiones frutales se obtienen después de someter partes de frutas, generalmente deshidratadas, a la acción del agua caliente. En muchos países también son llamadas tisanas.

Las infusiones frutales o tisanas son muy muy apropiadas en los meses de verano, ya que aunque se preparan con agua caliente, al dejar enfriar o o agregar hielo se obtiene una bebida natural y refrescante.

Beneficios de las infusiones

Los beneficios de las infusiones dependerán de las propiedades de la planta, flor o fruta que se utilice, así como de otros componentes naturales o no que puedan ser agregados al resultado final (miel, limón, otras infusiones). Así que no puede hablarse de beneficios específicos.

En todo caso, la calidad de los compuestos naturales utilizados así como del agua, influirán en el resultado final. Lo más recomendable en el caso de las infusiones elaboradas con fines medicinales es consultar al médico para confirmar que efectivamente la infusión puede ayudar con el malestar o en última instancia, resultar inocua. Algunas plantas pueden tener efectos adversos si son mezcladas con medicamentos o pueden generar reacciones alérgicas, de allí que sea vital avisar al especialista.

Isbel Delgado
Isbel Delgado
Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Central de Venezuela (2006), con posgrado en Periodismo Digital de la Universidad Monteávila (2012).