Racismo y xenofobia


El racismo es la creencia de que las personas pertenecen a una raza determinada, basándose en sus rasgos físicos, y cuyos atributos y cualidades hacen que esta raza sea inferior o superior a otra.

La xenofobia se refiere al miedo y rechazo hacia una persona o población que se considera extranjera.

Ambos, el racismo y la xenofobia, son formas de discriminación y se basan en prejuicios. Promueven comportamientos que segregan a individuos y grupos humanos, sin poseer una base racional, y causan daños a quienes los sufren.

Racismo Xenofobia

Definición

El racismo es la creencia de que un individuo o grupo pertenece a una raza y que dicha raza posee atributos o cualidades que la hacen inferior a otra raza.

La xenofobia es el miedo o rechazo a lo extranjero, particularmente a individuos o grupos humanos provenientes de una comunidad, región o país diferente.
Características
  • La raza es utilizada para dividir diferentes grupos humanos.
  • Implica la idea de superioridad e inferioridad según diferentes atributos físicos.
  • Utiliza estereotipos raciales y/o étnicos para definir a las personas.
  • Promueve la segregación racial.
  • Es un tipo de discriminación y de prejuicio.
  • Puede ser una práctica individual o institucionalizada.
  • Conlleva el miedo y rechazo a otras personas.
  • Se intensifica cuando hay una gran población de inmigrantes.
  • En muchos casos, los extranjeros son calificados de forma despectiva.
  • Los extranjeros son vistos como una amenaza para la identidad cultural de los nativos o nacionales.
  • Es una forma de discriminación y prejuicio.
  • Es un comportamiento tanto individual como institucionalizado.
¿En qué se basa?

Supuestas cualidades de una persona o grupo según sus rasgos fenotípicos.

El origen geográfico, regional o nacional de un individuo o grupo.
Ejemplos

Segregación racial, violencia física y verbal, inequidad en el acceso a servicios educativos y empleo a personas de un grupo racial.

Políticas antimigratorias, uso de los medios de comunicación para exaltar los crímenes de extranjeros, denegación del acceso a servicios de salud básicos a inmigrantes, segregación y establecimiento de guetos compuestos por extranjeros.

¿Qué es el racismo?

El racismo se refiere a la creencia infundada de que existen grupos raciales y de que el grupo racial al que se pertenece posee ciertas características y cualidades que le hace superior a otros grupos raciales. Este se basa en rasgos fenotípicos, como el color de la piel y apariencia física.

El racismo es una forma de discriminación y se exhibe en acciones y prácticas, así como también se manifiesta en creencias sociales y políticas en contra de individuos y grupos por ser considerados parte de una raza diferente.

Además, el racismo está motivado por un prejuicio sostenido en contra de otro grupo, no solo por sus rasgos fenotípicos, sino también por su cultura y tradiciones, así como por su origen étnico.

Características del racismo

  • Puede ser una práctica individual o institucionalizada.
  • La raza es utilizada como categoría de partida para dividir a diferentes grupos.
  • Se basa en la idea de que un grupo humano es superior a otro.
  • Utiliza estereotipos raciales y/o étnicos para definir variables como el estatus social, el trabajo o el nivel educativo de una persona.
  • Promueve la segregación racial.
  • Es un tipo de discriminación y de prejuicio.
  • Puede ser una práctica consciente o inconsciente.
  • Quien es racista no suele reconocer el prejuicio en el que los actos racistas se basan.

La raza y el racismo

El concepto de raza indica una categoría utilizada para organizar o dividir poblaciones humanas, de acuerdo a rasgos físicos y biológicos. Sin embargo, la idea de que los grupos humanos se dividen en razas proviene más de una construcción social, que de una categoría científica válida.

El uso del término raza ha sido bastante controvertido a través de la historia. En la Edad Media se utilizaba para denominar a las personas que compartían una descendencia común. Más tarde, a partir del siglo XVIII, la raza incluiría la agrupación y división de personas según sus características fenotípicas.

Tanto en ciencias sociales como naturales, este concepto no posee un valor científico definitivo. Esto se debe a que la separación entre diferentes grupos, según atributos físicos y biológicos, no presenta límites marcados y suele realizarse de manera arbitraria.

A lo largo de la historia, la división social causada por el racismo ha estado marcada por una dinámica de poder entre diferentes grupos. Así, un grupo dominante utiliza la idea de raza para categorizar el valor social y cultural de otro grupo, generalmente como siendo inferior al suyo.

De esta forma, el concepto de raza se ha aliado a posiciones racistas para clasificar grupos humanos y fundamentar prácticas como la esclavitud, la segregación racial e incluso la discriminación étnica.

Conozca más sobre la Diferencia entre raza y etnia.

Principales tipos de racismo

Existen diferentes expresiones que el racismo puede tomar. Algunas de las más comunes son:

  • Racismo individual: este tipo de racismo se caracteriza por ser el que una persona manifiesta según sus opiniones o punto de vista. Está dirigido en contra de otras personas, con el objetivo de hacerles daño.
  • El racismo sistémico: se refiere a actos de discriminación racial ya no por parte de individuos, sino por parte de instituciones que tienen un peso social importante. Este racismo es organizado e impuesto por gobiernos, empresas, instituciones religiosas e instituciones educativas, entre otras.
  • Racismo cultural: este acontece cuando un grupo racial dominante determina que ciertas prácticas y valores culturales son la norma o estándar de “alta cultura” o “arte verdadero”. Así, la cultura de otros grupos humanos es ignorada, invisibilizada o percibida como inferior.
  • Racismo en el ámbito de los derechos civiles: se da principalmente como herencia de un pasado colonial o esclavista, una disparidad histórica, a nivel económico y social, resultado de prácticas racistas. Las consecuencias de estas situaciones son observables hasta el presente, traduciéndose en actos racistas dirigidos a personas de grupos históricamente desfavorecidos.
  • Racismo expresado como segregación racial: esta forma de racismo se manifiesta en la separación geográfica y socioeconómica de un grupo debido a su origen racial o étnico. El grupo que ha sido aislado termina sufriendo un grave daño social que afecta y disminuye las posibilidades de sus miembros de salir de dicha situación.

Conozca más sobre la Diferencia entre prejuicio, racismo y discriminación.

¿Qué es la xenofobia?

La xenofobia es una actitud que conlleva el miedo y rechazo a lo extranjero. En muchos casos, este rechazo se dirige a personas que son consideradas como extranjeras o que de hecho tienen un origen étnico, geográfico y/o nacional distinto.

La palabra xenofobia proviene del griego y está compuesta por el vocablo xeno- que significa ‘extraño’ o ‘extranjero’ y el vocablo -fobia, que significa ‘miedo’, ‘pánico’ o ‘terror’. Por lo tanto, su significado etimológico es el del ‘miedo a lo extraño o extranjero’.

En principio, la xenofobia no implica que siempre haya alguna intención de discriminar a otra persona o grupo por ser originario de una localidad diferente. A pesar de esto, los comportamientos xenofóbicos son una forma de discriminación.

En todo caso, generalmente se emplea la palabra "xenofobia" para referirse a prácticas y actitudes hostiles dirigidas a personas extranjeras.

Por ejemplo, es posible que posiciones xenofóbicas se inscriban dentro de discursos políticos. En algunas ocasiones, representantes políticos y partidos utilizan a los extranjeros e inmigrantes de excusa para despertar un sentimiento nacionalista, responsabilizándolos por los problemas internos de un país determinado.

Características de la xenofobia

  • Se basa en un rechazo o miedo a extranjeros, así como a personas no pertenecientes a una comunidad.
  • Se intensifica cuando se dirige a grupos de inmigrantes.
  • Los extranjeros son vistos como peligrosos para la cultura e identidad de los nativos, como invasores, inadaptables o criminales.
  • Es una forma de discriminación y prejuicio.
  • Puede estar acompañada de racismo.

Relación entre la xenofobia y el racismo

Entre las principales causas de la xenofobia se encuentran la discriminación étnica y el racismo. No obstante, no toda forma de racismo o discriminación étnica es una forma de xenofobia.

El racismo toma como punto de partida las diferencias físicas visibles (fenotípicas) que existen entre los individuos, siendo que alguien puede ser racista incluso con nacionales de su mismo país.

En el caso de la xenofobia, la hostilidad o discriminación puede darse con cualquier persona, debido al hecho de que no es nativa de una comunidad, sin importar sus atributos físicos o apariencia.

Aun así, ambos comportamientos son discriminantes y pueden ocurrir en paralelo. La confusión entre estos se da porque, en algunos casos, las personas que provienen de otras regiones poseen atributos físicos distintos a los de los nativos de una región (por ejemplo, diferente color de piel).

Así, dichos atributos confirman a los nativos que esas otras personas no son locales. Esto hace que muchas veces sea difícil separar ambas formas de discriminación.

Migración y xenofobia

Cuando hay movimientos migratorios humanos entre diferentes regiones, los discursos en contra de la acogida de personas extranjeras pueden alimentarse de posiciones xenófobas.

Cuando se trata de grupos extranjeros que migran de una localidad a otra, la xenofobia no siempre se explica por el número de personas que llegan a una región.

Entre los principales prejuicios que promueve la xenofobia, se encuentran el de considerar a los extranjeros como un peligro para la unidad del grupo de acogida. Por ejemplo, que el aumento del número de inmigrantes en una sociedad puede llevar a que esta pierda sus valores tradicionales.

Es común que se califique a los extranjeros como invasores, criminales, enemigos o inadaptables (socialmente). Además, se les acusa de apropiarse de los empleos de los nativos, por ser, muchas veces, una fuerza de trabajo más barata.

También puede haber xenofobia cuando hay una lucha entre diferentes grupos por recursos limitados. Por ejemplo, los inmigrantes son vistos con frecuencia como competidores en términos de servicios de salud y sociales, por lo que se les recrimina el que puedan tener acceso a estos.

Diversos organismos e instituciones internacionales, como la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), trabajan para integrar a los inmigrantes, y porque sus derechos y contribuciones sean reconocidos en las sociedades de acogida.

Una de las vías utilizadas por la OIM para combatir la xenofobia es la de promover la integración social de trabajadores y trabajadoras inmigrantes en los países de destino (hacia los cuales estos emigran).

Formas en las que la xenofobia se presenta

La xenofobia se llega a expresar de muchas formas y en diversas circunstancias. A las personas que provienen de una región diferente, o tienen un origen distinto al de la población nativa de un país o comunidad, se les perfila y discrimina en diversos niveles.

Algunas veces, la forma en que se expresa la xenofobia es explícita, mientras que, en otras ocasiones, esta es más sutil. A continuación, se presentan algunas formas que la xenofobia puede tomar:

  • Uso de estereotipos negativos al referirse a los extranjeros: como decir que los inmigrantes de cierta región son “vagos” o “delincuentes”.
  • Segregación y exclusión social: desplazamiento de una población extranjera y establecimiento de guetos.
  • Acoso policial y legal: uso selectivo de la aplicación de la ley o castigar más severamente a los extranjeros por ciertos crímenes.
  • Difusión de una mala imagen en medios de comunicación: noticiarios enfatizando la criminalidad de ciertas poblaciones de extranjeros.
  • Destrucción de la identidad cultural extranjera y asimilación forzada: demandar de los inmigrantes o extranjeros que actúen de acuerdo a los patrones culturales de la población de acogida y rechacen los propios.
  • Rechazo y repulsión: expulsión de extranjeros, como refugiados, sin motivo aparente.

Ver también Derechos humanos y garantías individuales