Calumnia, difamación e injuria


La calumnia ofende el honor de un ciudadano que es acusado de un crimen, la difamación ataca el honor objetivo de alguien, que es la reputación, y la injuria el honor subjetivo, que trata de las cualidades del sujeto.

Tanto la calumnia como la difamación y la injuria son crímenes contra el honor de las personas. Están previstos judicialmente por el código penal y son sometidos a sanciones, como penas de reclusión y multas.

Aunque estos tres conceptos suelen ser considerados delitos contra el honor de la persona, en países como Venezuela la calumnia se diferencia por ser considerada un delito contra la administración de la justicia. Esto se debe a que se ha puesto en funcionamiento el sistema jurídico sin necesidad.

CalumniaDifamaciónInjuria
ConceptoImputación falsa de una persona inocente ante las autoridades.Difusión de informaciones falsas que afectan el honor de otra persona.Pubicación de un juicio de valor falso que atenta contra la reputación de otra persona.
Principal objetivoCausar una pena legal al acusado.Dañar la imagen del acusado.Ofender al acusado.
EjemplosUna mujer que acusa falsamente a su pareja ante la policía de haberla maltratado.Una persona que le dice a su vecino que Juan es un ladrón por haber robado algo en una tienda, aunque no sea cierto.Juan le dice a un colega que Ana es prostituta, sin tener pruebas de ello.

¿Qué es calumnia?

La calumnia es acusar a una persona de un crimen que no ha cometido frente a autoridades judiciales.

Si la persona está consciente de que la acusación que está haciendo es falsa, está incurriendo en el delito de calumnia.

La calumnia se enmarca dentro de los delitos contra el honor en algunos países como Brasil, y en otros países como Venezuela es considerada como un delito contra la administración de justicia.

Por lo tanto, para que la calumnia sea considerada como tal, es fundamental que se concrete la denuncia ante las autoridades pertinentes, bien sea dentro del sistema judicial o ante funcionarios públicos quienes tienen la responsabilidad de transmitir la denuncia.

Este tipo de delitos puede tener una pena de seis a treinta meses de prisión dependiendo del código penal de cada país.

¿Qué es difamación?

La difamación es el acto de lesionar la dignidad, el honor o la reputación de otra persona física o moral difundiendo informaciones que no son verídicas.

Cuando la intención de la acusación es exponer a la persona al odio o al desprecio público, se está incurriendo en el delito de difamación.

A diferencia de la calumnia, la difamación no debe ser llevada a las autoridades judiciales para concretarse. Con el simple hecho de difundir la acusación del falso delito con la intención de causar un daño, se está incurriendo en difamación. 

Este delito puede ser penado con prisión y el pago de multas.

¿Qué es injuria?

La injuria es un delito donde una de las partes dice algo irectamente deshonroso y perjudicial para la otra parte, como, por ejemplo, llamarle ladrón.

Cuando hablamos de injuria es porque se formula un juicio de valor donde se ha deshonrado, desacreditado u ofendido a una persona públicamente sin tener pruebas de lo que se dice.

El delito de injuria se caracteriza por atribuir acciones no cometidas realmente por la persona utilizando epítetos y un lenguaje ofensivo.

Este delito también puede ser penado por la ley con prisión y el pago de multas.

Ejemplos de calumnia, difamación e injuria

La calumnia, la difamación y la injuria se pueden cometer juntas a la vez. Por ejemplo, en un debate en la televisión durante una campaña presidencial uno de los candidatos dijo que el contrincante cometió un crimen, sin pruebas de lo ocurrido, y usó palabras despectivas para referirse a la actitud del otro candidato.

En este caso, sería calumnia por esparcir públicamente la información, difamación por el ataque a la imagen del otro candidato, e injuria debido a los insultos pronunciados directamente contra el involucrado, que era el adversario en el debate.

Diferencia entre los crímenes contra el honor y los daños morales

La principal diferencia entre los crímenes contra el honor y los daños morales está en cuál tribunal va a avalar el proceso.

La calumnia, la difamación y la injuria son crímenes y están previstos en el código penal de muchos países. Quien comete cualquiera de los tres puede ir a la cárcel y es juzgado por un consejo criminal.

Los daños morales forman parte del derecho civil, son pasibles de indemnización financiera y son juzgados por un consejo civil. Pero el demandado en este tipo de proceso no es arrestado.

Puede suceder que una acusación de calumnia se convierta en un proceso de daños morales. Después de ser juzgado como proceso penal, y sentenciado a determinado tiempo de reclusión, es posible que la acusación también se convierta en un proceso civil, con solicitud de indemnización por daños morales. Así, son dos procesos, juzgados por dos foros diferentes.

Los daños morales son situaciones que perjudican la moralidad de una persona. La indemnización por daños morales implican una reparación solicitada judicialmente por los ataques personales que atenten contra la integridad física de la persona.